Las Provincias

Los trenes de Cercanías encadenan decenas de supresiones por falta de maquinistas

Varios trenes de Cercanías en la estación de San Isidro. :: j. signes
Varios trenes de Cercanías en la estación de San Isidro. :: j. signes
  • El servicio suma veinte eliminaciones de convoyes en apenas dos días, que Renfe atribuye a bajas laborales imprevistas

«Por motivos técnicos hoy no circula tren 7.53 horas Valencia-L'Alcúdia. Los viajeros se encaminarán a 8.23. Lamentamos las molestias». Es el texto que ayer publicó la compañía ferroviaria Renfe en su perfil de Twitter para informar a los usuarios de las líneas de Cercanías de la supresión de un tren, en este caso, de la línea C-2. Un mensaje que se repitió en más ocasiones a lo largo de la mañana pues fueron once los convoyes que se suprimieron por las bajas laborales imprevistas de los maquinistas.

Así lo confirmaron fuentes de la empresa que depende del Ministerio de Fomento, que detallaron que las bajas laborales se producen en tiempo real por lo que, aunque hay una previsión para suplencias con maquinistas en reserva, el servicio se ve afectado con la eliminación de algunos trenes. Asimismo, explicaron que los viajeros tuvieron otro tren para acudir a su destino a los quince minutos y recordaron que la red Cercanías no ha visto reducida su oferta con motivo de los días de Pascua, por lo que cuenta con 380 circulaciones diarias.

Las líneas que ayer se vieron alteradas por este incidente fueron la C-2 (Valencia-L'Alcúdia-Moixent), C-3 (Valencia-Buñol-Utiel) y C-6 (Valencia-Castellón), con cuatro convoyes cada una en las dos primeras y otros tres en la última. La mayoría, en hora punta, es decir, entre las ocho y las diez de la mañana.

La situación no es nueva pues el lunes cayeron de la planificación diaria otros ocho trenes, el miércoles pasado otros dos (además del retraso medio de 15 minutos en todas las líneas por una avería a la altura de Moncofa) y, a finales de marzo, nueve convoyes. Una situación «puntual y no recurrente», según remarcaron desde Renfe.

Déficit en la plantilla

No obstante, desde las secciones ferroviarias de varios sindicatos ya han dado la voz de alarma por la falta de personal en Renfe, una situación que, según indicaron desde el Sindicato Ferroviario Intersindical Valenciana «es común en toda España porque no se cubren las bajas por jubilaciones». Así, su portavoz en Valencia, Javier Ramírez, explicó que la tasa de reposición no se cubre «de uno en uno, lo que ha provocado una gran deficiencia en todos los servicios, desde los maquinistas hasta los talleres. Cada día hay menos personal pero más oferta».

Una situación que, como resaltó, «acaba provocando repercusiones en el servicio y, por tanto, en los usuarios al tener que suprimirse trenes porque no se pueden cubrir todas las bajas».

Desde el sindicato CGT, la coordinadora de la sección ferroviaria, María del Mar Aguilar, lamentaba la supresión de trenes por la falta de personal y recordaba que la última oferta de empleo no se cubrió al completo, por lo que el personal de nueva incorporación se destinó a ciudades como Madrid o Barcelona. Este sindicato tiene previsto reclamar a la compañía que inste a Fomento a impulsar una nueva convocatoria de personal.

El Gobierno valenciano, que tiene previsto reunirse con el ministro Íñigo de la Serna la próxima semana, también se pronunció sobre los problemas en Cercanías. Lo hizo la consellera de Obras Públicas, María José Salvador, quien mostró su temor a que las deficiencias y retrasos en Cercanías se agraven con la puesta en marcha del AVE a Castellón al ser «un tramo que ya está saturado».

«Nos han dicho que no quieren transferir la gestión, pero eso no impide que tengamos que hacer una serie de inversiones para no tener unas Cercanías del siglo XIX», remarcó la consellera, que aportó un dato: en el caso de Castellón ya se han perdido ocho minutos y medio de tiempo y de frecuencias.