Las Provincias

Sólo dos candidaturas se disputan la plantà de la falla grande municipal

El monumento de Manolo García plantado este año en la plaza del Ayuntamiento. :: d. torres
El monumento de Manolo García plantado este año en la plaza del Ayuntamiento. :: d. torres
  • El equipo de Latorre y Sanz dan la sorpresa y optarán a ejecutar un proyecto que también quieren levantar el tandem Esteve y Puig

La falla grande municipal contará finalmente para el ejercicio de 2018 con dos pretendientes a pesar de la renuncia de Manolo García, que se hizo pública ayer. Tras cuatro años plantando en la plaza del Ayuntamiento, García ponía punto final al ciclo de fallas de vareta, aunque dejaba la puerta abierta a una posible vuelta en un futuro con el proyecto que no presentaba este año por falta de presupuesto.

Así pues, la candidatura presentada por los artistas Ximo Esteve y José Ramón Espuig, junto con los artistas plásticos Leonardo Gómez, Francisco Berenguer y Jaume Chornet se convertía en la única propuesta conocida a la espera de posibles sorpresas. Y la sorpresa llegó. Su proyecto se hizo esperar y se pergeñó en el más riguroso de los secretos pero, finalmente, se hizo público que Latorre y Sanz Artesanos habían vuelto a presentarse a la ardua tarea una década después de haber sido los artífices de la falla de todos los valencianos en 2008.

Tal y como confesó el propio José Latorre, desde la empresa estaban muy ilusionados con el proyecto en el que el artista plástico internacional Okuda San Miguel juega un papel muy importante. «Siempre es ilusionante un impulso como este para seguir adelante», comentó el artista fallero. En los últimos años confesó que se habían dedicado a otras facetas de las artes plásticas y que, por eso, llegaban con energías renovadas e ideas nuevas para «hacer algo diferente».

Asimismo, también aseguró que este año habían visto su oportunidad al creer que el ciclo de García se había cerrado para dejar paso a otros y que por eso habían optado a plantar la falla grande municipal. A pesar de que no quiso revelar nada relacionado con la idea que han presentado, sí comentó que la falla municipal, a diferencia del resto, «se presta a hacer algo diferente, más moderno y progresista», una opinión compartida por Esteve, uno de los pilares fundamentales de la otra candidatura. «La gente no apuesta por aquello que el jurado no va a valorar positivamente», sentenció Ximo Esteve tras añadir que precisamente ese era su objetivo: impactar y romper con el corsé de lo que pide el mercado fallero.

El artesano también dejó entrever que su proyecto estaba encaminado hacia la interacción con el público y el monumento, algo nuevo y transgresor que impacte a todos, valencianos y turistas. «No queremos hacer la típica falla de remate y contraremate con una figura saliente», sentenció. Asimismo, también afirmó que tampoco se necesita confeccionar la falla más alta en relación a la polémica suscitada por el monumento de García en 2017, que provocó una oleada de críticas.

Así pues, el artista fallero afirmó en declaraciones a este periódico que no tenían clara su candidatura hasta hace pocos días pero que tras 40 años haciendo lo mismo, «anímicamente necesitaba presentarme a plantar en la falla de la plaza del Ayuntamiento. Se trata de una cuestión artística, sentimental y de romper con la estética».

El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, aseguró estar satisfecho con el número de proyectos presentados asegurando que el nuevo formato volvía a despertar el interés de los artistas. No obstante, desde el grupo municipal popular criticaron que dicho sistema no contempla la obligatoriedad de presentar bocetos y que, por ende, no se trata de proyectos finalizados. «Es ridículo y vergonzoso que Fuset saque pecho sobre el número de proyectos presentados cuando en las bases no se exigen bocetos, plantas o bocetos», aseguró el concejal Félix Crespo en una nota remitida a los medios de comunicación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate