Las Provincias

Los consumidores de Valencia afean a Grezzi la falta de participación

  • Según Móner se ha de hacer un esfuerzo en seguir promocionando el transporte público

La Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (Avacu) no entiende cómo un equipo de Gobierno que clama por la transparencia y pide la participación de los ciudadanos en sus políticas, no se haya reunido con hosteleros, vecinos y consumidores antes de tomar la decisión de suprimir el aparcamiento nocturno en algunas zonas del carril bus. En estos términos se manifestó ayer el presidente de la entidad, Fernando Móner, sobre la medida impulsada por el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, y que a su entender, no se ha analizado lo suficiente ni tampoco valorado otras opciones para suprimir los problemas que han propiciado su implantación.

«Eliminar el poder aparcar en el carril bus en horario nocturno va a afectar a muchos usuarios, especialmente en una ciudad como la nuestra, en la que el precio del parking se ha encarecido en los últimos años, llegando a pagar en algunos casos hasta 4-5€ la hora», sentenció. Según Móner se ha de hacer un esfuerzo en seguir promocionando el transporte público, sin embargo, también aseguró que tras observar cómo cada fin de semana los carril bus «están a tope de vehículos, cuyos propietarios y acompañantes están generando riqueza en el entorno donde dejan el vehículo, es entonces cuando piensas en que la medida podrá repercutir negativamente».

El descontento generado por esta decisión también ha llegado hasta los vecinos del centro histórico del cap i casal, cansados de que todos los «experimentos» se realicen en su zona. Así lo puso de manifiesto el presidente de la asociación de vecinos y comerciantes de Ciutat Vella, Rafael Mampel, quien aseguró en declaraciones a este periódico que la medida «es una barbaridad» y obliga a las asociaciones de vecinos a tener que hacer una manifestación para protestar. «Parece que lo único que pretende es acabar con el centro histórico y que vuelva a los años 80».

Mampel también hablaba de un malestar generalizado en estos días. «La gente viene a cenar, a tomar algo por la noche con la confianza de que van a poder dejar el coche en algún sitio. Si lo que quieren es reducir el número de coches, que impulsen tarifas nocturnas asequibles en el transporte, que promuevan el transporte el público, pero de verdad», declaró.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate