Las Provincias

Avenida María Cristina, con limitación de acceso. :: manuel molines
Avenida María Cristina, con limitación de acceso. :: manuel molines

Valencia aprueba el embargo por multas a vecinos de otros municipios de la Comunitat

  • El Ayuntamiento entrega el documento a la Generalitat para tener la cobertura jurídica en la recaudación de las sanciones

El Ayuntamiento ha dado un paso más para poder embargar cuentas corrientes de conductores multados en Valencia pero que están empadronados en otros municipios. La junta de gobierno aprobó ayer el convenio a firmar con la Generalitat, negociado desde hace meses y que supondrá un cambio sustancial en la recaudación. Ahora falta que ésta lo autorice.

Hasta ahora, el Consistorio sólo puede embargar cuentas corrientes de los propietarios de estos vehículos cuando estaban abiertas en sucursales de la ciudad. Esta situación cambiará con el convenio a firmar con el Instituto Valenciano de Administración Tributaria.

La Generalitat recibirá un porcentaje de la recaudación, que no aparece en el documento del convenio al que tuvo acceso este periódico. A cambio facilitará las gestiones y dará la cobertura jurídica necesaria para los embargos.

Esta práctica es la que se sigue cuando ha pasado el periodo voluntario de cobro y varios avisos en vía ejecutiva. La legislación permite incluso inmovilizar nóminas y hasta propiedades inmuebles para transferir al Ayuntamiento las deudas en materia de tráfico.

El convenio incluye tanto las habituales de la Policía Local como las que detectan los empleados de la ORA y son validadas por los agentes. La previsión que hizo en su día el concejal de Hacienda, Ramón Vilar, es que se supere el millón de euros en la recaudación anual.

El Consistorio mantiene un acuerdo con la Agencia Tributaria para poder cobrar deudas en la Declaración de la Renta, otra vía de ingresos fuera de la gestión de la contrata. La suma de estas vías de recaudación persigue aumentar el porcentaje de lo que llega a las arcas municipales respecto a las impuestas por la Policía Local.

El año ha empezado bastante mal en este sentido, dado que apenas se ha llegado en los dos primeros meses a una cuarta parte de las tramitadas por el Consistorio. El Presupuesto municipal habla de una previsión de ingresos de 6,5 millones de euros, lo que de momento está bastante lejos en la proyección del inicio del ejercicio.

La Policía Local está en plena campaña de controles falleros, lo que seguirá hasta la madrugada del lunes. En el último año, el Consistorio ha impuesto 50.000 sanciones más que en 2015. Esto se debe principalmente al incremento de vigilancia en el carril bus, así como el efecto de las calles 30 de velocidad limitada, una modalidad que se ha extendido en los últimos dos años a numerosos barrios de la ciudad aparte del centro histórico.