Las Provincias

Siete de cada diez colegios aumentan el peso del valenciano de sus alumnos

Alumnos se disponen a abandonar el aula tras terminar la clase. :: efe
Alumnos se disponen a abandonar el aula tras terminar la clase. :: efe
  • El decreto prevé recursos adicionales a las escuelas que apuesten por la lengua autóctona, que además serán las que más horas podrán impartir en inglés

La Conselleria de Educación dio a conocer ayer los primeros datos sobre el modelo lingüístico escogido por los colegios públicos y concertados. Pese a tratarse de cifras provisionales, dejan claro que el objetivo de avanzar en la enseñanza en la lengua valenciana se ha superado con creces. La propia valoración optimista de Vicent Marzà -por la tarde se conoció la del sindicato Stepv y la de Escola Valenciana, y fueron similares-, ya daba pistas de que el resultado ha satisfecho las expectativas del Consell.

Hay que recordar que el decreto que regula el nuevo sistema es progresivo: los seis niveles creados se diferencian en el peso que se da al valenciano y al inglés, que van de la mano. Cuanto más alta es la modalidad, más exposición a la lengua propia, y por extensión, a la extranjera. Eso sí, los niveles que dan prioridad al castellano no tienen posibilidad de aumentar la de Shakespeare. Esta relación, muy contestada en las zonas castellanoparlantes, puede servir para explicar los datos que se dieron a conocer ayer. Por no hablar de que el decreto prevé recursos adicionales -sobre todo formativos- para los centros que escojan modalidades avanzadas.

Según Educación, el 54% de los colegios públicos y concertados aplicarán los niveles avanzados, en los que el castellano se limita al mínimo legal. Es decir, la lengua vehicular para la mayoría de asignaturas o ámbitos será el valenciano. El 16% adoptará un básico, donde la estatal es la principal, y el 30% restante un intermedio, que no llega al extremo de los primeros pero sí aumenta la exposición a la lengua autóctona respecto a los básicos.

Además, la conselleria informó de que el 72% de los colegios ha optado por avanzar de nivel, es decir, no quedarse en el que le correspondía en base al programa lingüístico aplicado hasta este curso. En otras palabras, han aumentado el peso del valenciano en sus aulas. Por provincias, han procedido así el 54% de los de Alicante, el 81% de los de Valencia y el 92% de los de Castellón. El decreto sólo permitía incrementar el peso del valenciano (elegir un nivel más alto) o mantenerse en los parámetros vigentes, pero nunca retroceder. Además hay que recordar que han existido críticas de centros y asociaciones contrarias al decreto en el sentido de que desde Educación se asignaban por defecto niveles superiores a los equivalentes.

También es importante tener en cuenta que la nueva norma elimina la doble línea, la posibilidad de que en una escuela convivan grupos que se forman en valenciano con otros que lo hacen en castellano. Ahora todos los alumnos tendrán el mismo itinerario lingüístico: básico, intermedio o avanzado.

Comparación

Esta precisión es importante a la hora de hacer comparaciones con la situación actual. Mientras que el curso que viene el 55% de los colegios empezarán a aplicar un avanzado a todos sus alumnos (valenciano como lengua vehicular), en la actualidad sólo un 34,3% de las escuelas ofrece un programa plurilingüe en lengua autóctona a todos sus matriculados. El cambio es sustancial. Por su parte, el 48,6% tiene únicamente un modelo basado en el castellano y un 16,96% la doble línea. Las cifras de la conselleria, a las que habría que añadir un 10% de colegios de los que no se pudieron extraer datos ayer, también arrojan otra conclusión. Las escuelas que ofertarán su enseñanza con el máximo peso posible del castellano que deja el decreto -niveles básicos- serán una franca minoría: el 16%.

Respecto a los plazos, los nuevos modelos sólo afectarán el curso que viene a los tres cursos de Infantil (3, 4 y 5 años). El resto mantendrán los programas vigentes hasta que avance la aplicación del decreto, que llegará a Primaria en el 2018-2019.

En cuanto a la exposición en Infantil, donde no existen asignaturas sino ámbitos, los básicos incluyen a la semana entre cuatro y seis horas de clase en valenciano y entre dos y cuatro en inglés, dejando el resto -hasta un total de 21 horas y 15 minutos- para el castellano. En los intermedios el cambio es que la exposición al valenciano se eleva a entre ocho y nueve horas, mientras que en los avanzados cambian las tornas: habrá cuatro horas de castellano, entre dos y cuatro de inglés y el resto serán en valenciano. Además en este nivel existe la opción de no enseñar en español hasta que el alumno avance a Primaria.

Será a partir de esta etapa cuando entre en vigor la vinculación entre valenciano e inglés. Mientras que en un básico sólo se ofrecerán dos horas semanales adicionales a la materia en Lengua Extranjera, en el avanzado se podrá llegar a cinco y en el intermedio a tres y media.

Ayer Marzà se mostró «contento» con los datos. «Caminamos hacia una enseñanza más plurilingüe que nunca», dijo, antes de añadir que «el nuevo modelo de plurilingüismo real garantiza al alumnado más inglés y un dominio efectivo del valenciano y el castellano». Educación siempre ha defendido que este objetivo sólo se puede conseguir con las modalidades avanzadas.