Las Provincias

Un ciclista y un motorista, en un cruce sin semáforo. :: d. torres
Un ciclista y un motorista, en un cruce sin semáforo. :: d. torres

Víctimas de tráfico reclaman semáforos para bicis en todos los cruces del anillo ciclista de Valencia

  • Stop Accidentes pide revisar todo el trazado del carril y que se instalen más señales de preferencia para las bicicletas

La denuncia lanzada la semana pasada por LAS PROVINCIAS sobre la falta de seguridad en más de la mitad de los cruces del anillo ciclista de Valencia ya tiene eco en una de las asociaciones de víctimas de tráfico más destacadas. Tal y como publicó en exclusiva este periódico tras recorrer la infraestructura apenas unas semanas después de su inauguración, en 23 de las 45 intersecciones con calles o pasos de peatones el trazado del carril bici carece de semáforos para ciclistas en el sentido contrario al de la calzada principal, lo que origina situaciones de peligro y duda entre conductores y usuarios de la bicicleta. Desde Stop Accidentes son claros al posicionarse sobre el tema: «Debería de haber semáforos en todos los cruces».

La presidenta nacional de la asociación de víctimas de accidentes de tráfico, Ana Novella, reaccionaba así ante la carencia. Lo hizo un día después de que el concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Valencia, Giuseppe Grezzi, se escudara en los técnicos de su departamento para eludir responder si pensaba colocar los semáforos que faltan. «Alabo el trabajo que han hecho los técnicos y todo mi apoyo a los técnicos cuando se pone en cuestión su trabajo», subrayó el edil.

Novella considera que una vez puesto en marcha el anillo ciclista «toca revisarlo todo y constatar que todo esté correcto». La representante estatal de Stop Accidentes pide que haya semáforos específicos para ciclistas «en un sentido o en otro». No es la única reivindicación que lanza la portavoz de las víctimas de accidentes de tráfico, quien también pide que haya más señales de preferencia para ciclistas, una indicación que brilla bastante por su ausencia a lo largo de toda la ruta por el centro de la ciudad para los amantes de las dos ruedas.

Amsterdam y Madrid

La petición de Novella va en la línea de la gran capital mundial de la infraestructura ciclista, Amsterdam, donde abundan por toda la urbe un sinfín de señales azules, con la bici en blanco, para destacar la preferencia de estos vehículos sobre los turismos.

Las críticas hacia las carencias de los carriles ciclistas bidireccionales no es única en la ciudad de Valencia. El mes pasado, la asociación Madrid Ciclista, con más de 100 usuarios afiliados, denunció la inseguridad de algunos itinerarios de bicis en la capital. La entidad madrileña abogó por mejorar y ampliar la señalización de la banda lateral de protección, además de señalizar que el carril contiguo es un ciclo carril con límite de velocidad de 30 kilómetros por hora.

En una entrevista con LAS PROVINCIAS, Ana Novella ya se posicionó a favor de otra medida que ella sería partidaria de impulsar, como es la de fijar la obligatoriedad del uso del casco para todos los ciclistas en casco urbano, y no sólo los menores de 16 años, que es lo que establece ahora mismo la normativa.

300 accidentes

Todo ello teniendo en cuenta que el cada vez mayor uso de la bicicleta ha hecho aumentar la tasa de accidentalidad de estos vehículos. Cada año son más de 300 los ciclistas implicados en accidentes de tráfico en Valencia capital, como constataban las cifras publicadas a finales de 2016 por el Anuario Estadístico de la Ciudad.

Según estas cifras, en 2015 se registraron en Valencia 7.719 accidentes, con un total de 3.650 víctimas, 341 de ellas ciclistas. Dos de ellas fallecieron, 69 resultaron heridas leves y 274 de gravedad. En el total de las víctimas de la ciudad, los datos desvelan que fallecieron 17 personas, hubo 526 heridos graves y 3.107 heridos leves. Eso quiere decir que el 11% de los muertos en Valencia en 2015 en accidentes de tráfico eran ciclistas.

En todos estos siniestros ocurridos en la ciudad de Valencia estuvieron implicados 15.936 vehículos. De ellos, 479 eran bicicletas. Por delante de los ciclos, que según el Plan de Movilidad Urbana Sostenible que aprobó la anterior corporación municipal suponen el medio de transporte elegido por aproximadamente un 5% de las personas que se desplazan en Valencia, quedan los coches, las motos, las furgonetas y los autobuses, tal y como señala la base de datos del Anuario Estadístico de la Ciudad.