Las Provincias

Los motoristas alertan de que la pintura del anillo ciclista de Valencia resbala

Paso de peatones repintado con la banda roja, ayer en Guillem de Castro. :: j. monzo
Paso de peatones repintado con la banda roja, ayer en Guillem de Castro. :: j. monzo
  • La asociación reclama al Ayuntamiento un informe que avale el producto rojo empleado en los cruces como antideslizante

Más dudas de los motoristas acerca de la ejecución del anillo ciclista. Si la Plataforma de Motoristas por la Seguridad Vial criticaba el viernes las pequeñas dimensiones de las plazas de estacionamiento, inferiores a su juicio a lo que establece la normativa, ayer fue el turno de la pintura roja utilizada en los cruces sobre los pasos de peatones por la concejalía de Movilidad.

La presidenta de la entidad en la Comunidad, María José Alonso, desveló que ha enviado una carta al Ayuntamiento para que aclare el «índice de rozamiento que se ha aplicado» a la hora de elegir este producto. Ella mismo probó el último día de lluvia circular por dichos cruces en la calle Guillem de Castro. «Resbalan y mucho, sobre todo la parte que han pintado encima de la trapa del alcantarillado, donde es más peligroso obviamente porque lo han hecho sobre el metal», comentó.

La delegación de Movilidad decidió aplicar la pintura roja junto y sobre los pasos de peatones para que los conductores tuvieran una referencia clara de que se trata de un paso de ciclistas, aunque el resultado ha sido un «desastre» para los motoristas, aseguró Alonso.

Las gestiones realizadas en el Ayuntamiento han dado una única respuesta: «nos dicen que la pintura está homologada y eso es una obviedad. Todo está homologado, lo que queremos saber es si es antideslizante y en qué grado, si es suficiente para que no resbalemos».

El próximo miércoles se celebra un pleno de la Mesa de la Movilidad, donde la presidenta de la plataforma de motoristas quiere sacar esta cuestión a debate. «Lo han hecho, al igual que pasó con las plazas de estacionamiento, sin consultar».

En una carta enviada al Consistorio el pasado día 22, se cita que en las últimas reuniones de la Mesa de la Movilidad se ha tratado la señalización horizontal y la pintura utilizada. «Hasta la fecha nadie ha sabido o se han limitado a responder a esta plataforma que en la página web del Ayuntamiento se encuentran los pliegos en los que se fundamentan las características técnicas que debe tener dicha pintura».

Pero la cuestión es que se trata de «pliegos genéricos y en ningún caso exponen claramente cuál es el producto utilizado, su formulación, su porcentaje de áridos utilizados, su índice de rozamiento en concreto. Por ese motivo, solicitan al Consistorio que defina los materiales empleados para este sistema de señalización».

También se pide una explicación de los motivos por los que el paso peatonal «ha sido enmascarado y no eliminado, según marca la ley, entendiéndose que esa marca vial ya no es temporal». Las franjas rojas se han pintado literalmente sobre los pasos de peatones antiguos, aunque la anchura es menor y por lo tanto las bandas blancas sobresalen.

Segregadores peligrosos

Otra de las cuestiones que se quieren tratar es el peligro provocado por los segregadores del carril bus y el carril bici colocados por el Consistorio, en concreto unas piezas de goma negra de diseño curvo. «Hace poco hubo un accidente junto al mercado de Ruzafa por este motivo», indicó la dirigente de la plataforma.

El accidente ocurrió cuando el motorista intentó esquivar un coche que había frenado bruscamente. «Esquivó el vehículo yéndose por la derecha, con tal mala fortuna que se encontró con esas piezas de goma, que cambian la trayectoria de las ruedas y tiran la moto».

El resultado fue que el piloto quedó inconsciente junto a la calzada. «Necesitó un TAC», destacó, para resaltar la gravedad del golpe sufrido por el motorista. La petición enviada al Ayuntamiento indica que «se retiren dichos elementos por no haber sido consensuados con las partes implicadas, o al menos por nuestra parte, habiéndolo solicitado».

También se reclama una explicación del motivo por el que «dentro de las opciones que existen (de estas piezas segregadoras) han ido a colocar el de nuevo centímetros y no el de cinco, siendo este último, dentro de lo malo, lo menos malo».

El escrito finaliza diciendo que «todas estas peticiones se solicitan a fin de garantizar la seguridad de cuantos circulan y comparten las vías. Pues no solamente pueden ser perjudiciales para quienes circulamos en moto, sino también pueden constituir un peligro para los que van a pie o para los ciclistas». Los pasos pintados de rojo se han repartido por todos los cruces del anillo ciclista, tanto calles como puentes.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate