Las Provincias
La consellera de Sanidad, Carmen Montón. :: jesús signes
La consellera de Sanidad, Carmen Montón. :: jesús signes

El PP acusa al número tres de Sanidad de mentir en su declaración de bienes

  • El subsecretario achacó a un error de transcripción que no figurara su consulta privada, aunque los populares replican que «el documento lo mandó él ya hecho»

La polémica por la declaración de bienes realizada por el subsecretario de la Conselleria de Sanidad, Ricardo Campos, sigue viva. Este alto cargo lanzó el martes un comunicado en el que explicaba que el motivo de que no se hubiera incluido en su declaración de actividades y registro de bienes el alquiler de una clínica de oftalmología de su propiedad fue «un error de transcripción», ya que, aseguró, «sí consta en la declaración de la renta». Sin embargo, el diputado del PP José Juan Zaplana replicó ayer que «esto es imposible», ya que el local se alquiló el 1 de agosto de 2015 y la declaración se remitió a la Conselleria de Transparencia al día siguiente, por lo que la declaración de la renta debía ser la del ejercicio anterior, en la que no figura este alquiler, ya que no se había producido. «Primera mentira», indicó Zaplana.

Además, el político popular recordó que esta declaración cuenta con la firma digital del número tres de Sanidad, por lo que «Transparencia no tiene que transcribir nada, es el mismo documento», de ahí que la explicación del error de transcripción es «la segunda mentira».

En esta línea, añadió Zaplana, en el comunicado lanzado por Campos asegura que percibe como «rendimientos del alquiler» del citado local 1.500 euros más gastos de agua, luz y teléfono. Sin embargo, en la declaración de bienes rectificada que presentó el pasado 10 de febrero, «dice que ha obtenido 4.943 euros de rendimiento neto, por lo que disfraza la cantidad». Según los cálculos del diputado del PP, al menos habría recibido 7.500 euros más gastos por los cinco meses de 2015. «Tercera mentira», añadió.

Por último, Zaplana recuerda las incompatibilidades que, por su cargo, tiene a la hora de contratar con terceros. Pese a ello, Campos tiene alquilado el local a la empresa Oftalmología Vistahermosa que, como él mismo reconoce, pertenece al mismo grupo que la Clínica Vistahermosa de Alicante, con quien la conselleria tiene contratada la actividad concertada del plan de choque. «Aunque tengan dos CIF distintos, sabe de sobra con quién está contratando, por lo que se tiene que inhibir, no le puede dar contratos como subsecretario que es», resumió.

Hasta la consellera de Sanidad, Carmen Montón, tuvo que salir al paso para defender a su número tres, después de que el propio Zaplana le preguntara sobre las medidas que iba a adoptar después de que, al parecer, Campos omitiese que tiene una clínica de oftalmología que, además, alquila a un grupo que trabaja para la conselleria. En su respuesta, la titular del departamento instó a acudir a los tribunales a «quien tenga algo que decir o aportar» sobre ello. El PP baraja acudir a la vía legal aunque esperará «el devenir de los acontecimientos».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate