Las Provincias

La actualización del catastro elevará los ingresos por el IBI hasta los 229 millones

Ramón Vilar, concejal de Hacienda. :: jesús montañana
Ramón Vilar, concejal de Hacienda. :: jesús montañana
  • El Palacio de Congresos acoge unas jornadas para consensuar la petición al Gobierno de una mejor financiación local y autonomía en los tributos

El Ayuntamiento pondrá al cobro a partir del 1 de marzo un total de 675.087 recibos del Impuesto de Bienes Inmuebles, una cifra ligeramente superior a la del pasado año y que supondrá una recaudación máxima de 229.310.656 euros, según informó ayer el concejal de Hacienda, Ramón Vilar.

Hasta el 2 de mayo se mantendrá el periodo voluntario para el pago de uno de los impuestos más importantes para las arcas municipales. Además, la morosidad es relativamente baja respecto a otros tributos del Consistorio.

En total, se han girado 1.495 recibos más que el pasado ejercicio. El concejal Vilar indicó que una parte se debe a nuevas construcciones, aunque también a la actualización del catastro realizada por el Ministerio de Hacienda y el propio Ayuntamiento, que a través de inspecciones hacen aflorar locales y viviendas que no tributaban hasta ahora. El Gobierno realizó el pasado año una actualización aleatoria de 10.207 recibos, que suponen unas cuotas íntegras de 9,4 millones.

El edil desvinculó esta actualización con una revisión integral de todo el catastro, lo que no se ha hecho en Valencia. Este año, el Gobierno sí que aumentó un 4% la cuantía de la parte del recibo que le corresponde, aunque el Consistorio bajó la misma cantidad en otro tramo para que los contribuyentes pagasen lo mismo.

Las cuestiones fiscales serán parte esencial de las jornadas que se celebran hoy y mañana en el Palacio de Congresos. Bajo el título 'Jornadas municipalistas para una financiación justa', el Ayuntamiento ha invitado a municipios de toda España, con el criterio de que puedan participar todas las capitales de provincia, así como ciudades autónomas y urbes de más de 150.000 habitantes. En el caso de las valencianas, el listón se ha bajado hasta los 25.000 vecinos, además de representantes de la Federación Española y la Federación Valenciana.

En la propuesta que se quiere sacar adelante para plantearla al Gobierno, se habla de un nuevo modelo de financiación local, recuperando la más flexibilidad en algunos tributos, la contratación de personal y de préstamos. En el terreno de los tributos, unos de los apartados más llamativos es la denominada laicidad fiscal, donde se propondrá una modificación de la Ley de Régimen Fiscal de las entidades sin fines de lucro, donde se encuadra la Iglesia católica, de tal manera que tributen por los edificios que no tienen un fin social ni están abiertos al culto.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate