Las Provincias

Vecinos de Guillem de Castro cargan contra la falta de aparcamiento por el carril bici

fotogalería

Zona de aparcamientos para motos, prácticamente vacía, en Guillem de Castro. :: I. MARSILLA

  • La eliminación de la zona azul en un tramo entre las calles Hospital y Rojas Clemente solivianta a los residentes

Vueltas y más vueltas para encontrar sitio. Esa es la situación a la que se enfrentan cada día decenas de vecinos de Guillem de Castro desde que comenzaron las obras para construir el carril bici en la calle, sobre todo en el tramo entre Hospital y Rojas Clemente. En esta zona, se eliminaron muchas plazas de aparcamiento horario regulado (más conocidas como zona azul) y se han cambiado por plazas para motocicletas, lo que redunda en «mucha dificultad» para encontrar sitio por las noches para el estacionamiento de coches.

Así lo asegura Ana, vecina de la zona. «Antes era mucho más fácil. Entiendo que la ciudad es de todos y que las motos tienen tanto derecho como los coches a aparcar y a circular, pero siguen aparcando en las aceras y nosotros tenemos que dar muchas vueltas para encontrar sitio. Trabajo lejos de Valencia y tengo que coger coche todos los días, y la verdad es que es un engorro absoluto. Todos los días la misma situación. Primero con las obras y ahora con las nuevas plazas para motos que han creado».

Lo cierto es que las plazas eliminadas superan la decena. Antes era zona azul, pero para muchos vecinos que trabajan desde muy temprano, aparcar en la ORA era una opción muy utilizada por las noches. «Yo ponía un euro allá a las siete o las ocho y tenía de sobra hasta que me voy a trabajar por la mañana, a las 7.30 horas. Ahora, es muy complicado», lamenta Eduardo, que vive en la calle Juan de Mena.

En los locales de la zona, como en una panadería situada en Ángel Guimerá, no se habla de otra cosa. «Primero fueron las obras, y ahora esto... parece que quieran echarnos de casa», comentó ayer Jacinta, dueña del negocio. Ella vive muy cerca de donde tiene la panadería y aunque no se enfrenta al problema del aparcamiento señala que es de lo que más se habla en el barrio.

La realidad es que las plazas de zona azul han sido sustituidas en su mayor parte por aparcamiento de motos paralelo al carril bici. Ni siquiera algunos motoristas están de acuerdo con el cambio, porque aseguran que ese tipo de estacionamiento les obliga a maniobrar en una calle con mucho tráfico. «Sería preferible en batería. Es mucho más sencillo y no tendríamos problemas. Pero como ves, hay muchos que siguen aparcando donde les da la gana», comenta Manuel Sánchez, que trabaja en un local de Guillem de Castro, mientras señala una moto aparcada en la acera.

Los vecinos critican, además, que no ha ocurrido lo mismo en otros lugares del anillo ciclista, que continúa creciendo a un lado de la calle Colón. En la cercana calle Xàtiva, aseguran, se ha mantenido la zona azul, «en unas calles donde vive mucha menos gente», indican enfadados. No se ha hecho así en Guillem de Castro, critican, para asegurar que encontrar aparcamiento en las calles situadas entre la ronda interior y las grandes vías «es misión casi imposible», pese a que cuentan con la plaza del mercado Rojas Clemente, con decenas de plazas de zona azul que utilizan, sobre todo, los vendedores que trabajan en el recinto.

Mientras, la concejalía de Movilidad Sostenible que dirige Giuseppe Grezzi asegura que se mantienen plazas en determinados tramos, y que las retiradas entre las calles de Rojas Clemente y del Hospital «son 15 ó 20». «Desde el Ayuntamiento de Valencia trabajamos diariamente para dar oportunidades y alternativas de aparcamiento a todos los medios de transporte, por ello, aprovechando las obras del anillo ciclista se está combinando la creación de espacios de parking tanto para coches como para motos», comentan las mismas fuentes.

Desde Movilidad, asimismo, señalan que no «se elimina ninguna plaza de aparcamiento, sino que se dota a los vecinos conductores de motos de espacio de estacionamiento, porque es importante que todos tengan alternativas. Desde el Consistorio se trabaja para bajar las motos de las aceras y devolver al peatón el espacio que le corresponde. El desplazamiento que más se hace en nuestra ciudad son los que se hacen a pie. Desde la concejalía se trabaja de la mano de los comercios y la asociación del Centro Histórico y del Ensanche han pedido que lo hagamos así en calles como Colón».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate