Las Provincias

El túnel de la T2 de Valencia reforzará todos sus accesos para evitar entradas ilegales

El túnel de la T2 reforzará todos sus accesos para evitar entradas ilegales
  • Los bomberos revisarán los sistemas contra las inundaciones mientras la Generalitat reconoce que faltan bombas de achique en el suburbano

El pliego del concurso para el mantenimiento de la futura línea T2 de Metrovalencia, paralizada en 2011 por falta de financiación, desvela el enorme esfuerzo en mantener una infraestructura inservible a día de hoy pese a acumular una inversión de 200 millones de euros. Entre las tareas que debe acometer la empresa adjudicataria, se encuentra la reposición de todos los cerramientos de las bocas de metro, cerraduras y candados incluidos, para tratar de impedir nuevas entradas ilegales como la ocurrida el pasado día 1 en la calle Alicante.

No sólo eso, sino que en el documento se considera una inspección completa de las instalaciones por parte del Ayuntamiento en materia de seguridad: «Habría que considerar una visita de los bomberos de Valencia para consensuar las medidas necesarias a implantar para prevención y extinción de incendios o rescate y medidas contra inundaciones», se señala.

Sobre esto último, en otro de los apartados del pliego se admite la carestía actual de la plataforma tranviaria que sale en Nazaret y se convierte en un túnel en la calle General Urrutia, para llegar hasta las inmediaciones de la plaza de Toros: «la potencia y el número de bombas resulta insuficiente para evacuar los caudales tanto de filtraciones como de avenidas o escorrentías».

Por esa razón se ha previsto la instalación de equipos de bombeo adecuados, montaje y obra civil, contando además con un proyecto para ampliar la red en caso de que sea necesario. Las empresas tienen de plazo hasta el 14 de febrero para presentar sus ofertas, con un presupuesto de licitación que asciende a 1,36 millones de euros para dos años.

La Conselleria de Obras Públicas difundió el pasado día 2 la licitación, después de la polémica surgida por la fiesta celebrada en Nochevieja en el vestíbulo de la estación de la calle Alicante, que en teoría conectará con la Estación Central.

Sobre las medidas de seguridad, se considera la primera fase de las actividades. «Cambio y amaestramiento de todas las llaves y candados: de esta manera homogeneizamos el control de accesos sobre la infraestructura y las podemos integrar dentro del servicio de vigilancia de FGV», se indica.

La Conselleria ya informó del montaje de cámaras para vigilar los accesos. En el pliego se detalla que la empresa tendrá que reponer «vallados, puertas y cerramientos exteriores, manteniendo la tipología existente». También se procederá al cerramiento en los huecos de lucernario y la ventilación, incluyendo la estructura de sostenimiento en cada boca de metro. Se calcula que la superficie total será de 350 metros cuadrados.

La empresa se encargará también del mantenimiento de una red de monitores para comprobar el nivel del agua. Algunos de los tramos están inundados, una situación que se agrava cuando llueve en la ciudad. Por esa razón, también debe sellar todas las filtraciones de los muros pantalla de hormigón.

La futura T2 está pendiente de lograr una financiación de 130 millones de euros, en lo que respecta a la primera fase. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, afirmó el martes tras entrevistarse con el alcalde Joan Ribó que la Administración autonómica no puede afrontar esa carga, por lo que ambos pedirán al Ministerio de Fomento que participe en las obras. En cuanto al mantenimiento de la línea, correrá a cargo del Consell hasta que se desbloquee la reanudación del proyecto.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate