Las Provincias
Vertedero en la calle Vicente Salcedo. :: lp
Vertedero en la calle Vicente Salcedo. :: lp

Los vertederos crecen en el entorno del Parque Central pese a las protestas vecinales

  • Los solares sirven para tirar todo tipo de residuos y los residentes reclaman más vigilancia del Ayuntamiento y la limpieza de los terrenos

valencia. Los aledaños de lo que un día será el Parque Central se degradan cada vez más. Al retraso en las obras ferroviarias y la falta de acuerdo todavía entre el Ayuntamiento y el Ministerio de Fomento para el canal de acceso, se une la aparición de vertederos ilegales en calles como Altamira y Vicente Salcedo, callejuelas de bloques de viviendas centenarias desocupadas.

La asociación de vecinos de Cruz Cubierta ha pedido al Consistorio varias veces que refuerce la vigilancia en la zona y la limpieza posterior de los solares, aunque de momento con escaso resultado. El portavoz de la entidad, Rodolfo Izquierdo, recordó ayer que en Valencia existe un ecoparque en el polígono Vara de Quart, pegado a la V-30.

«No entendemos la razón de que vengan aquí a tirar escombros y de todo, pero esa es la realidad». Los solares e inmuebles forman parte de una de las unidades de ejecución del Parque Central, con el planeamiento aprobado por el Ayuntamiento el pasado mandato, aunque pendiente de las obras públicas para soterrar las vías que conducen a la estación del Norte y la estación Joaquín Sorolla con un gran túnel.

El concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, participó la semana pasada en una comisión técnica con la Generalitat y el Ministerio de Fomento, donde estos últimos propusieron construir el llamado canal de acceso en paralelo en lugar de dos niveles, con el propósito de reducir los costes de la excavación.

Esta iniciativa está en estudio, al igual que diseñar la estación Central en dos plantas de sótano, siguiendo de este modo el proyecto original del arquitecto César Portela. La inversión de estas infraestructuras más el túnel pasante se estima en unos 500 millones de euros y sigue sin plazos conocidos, sobre todo porque una parte de la financiación correrá a cargo de la venta de solares públicos edificables para pisos.

Aceite usado en el Grao

Otra de las zonas donde han proliferado los vertederos ilegales es el entorno del circuito de Fórmula 1. La asociación de vecinos del Grao denunció hace unos días el abandono de barriles de aceite usado en la calle Poeta Sanmartín y Aguirre, el acceso al cementerio municipal.

El presidente de la entidad, Jesús Vicente, explicó ayer que la contrata municipal ya ha retirado esos residuos tóxicos en varios camiones, para citar esta situación como ejemplo de la proliferación de vertidos. «Dentro del circuito no han limpiado nada todavía; al menos han retirado los barriles», señaló.

Como publicó este periódico, las vallas que rodean el trazado de velocidad no han impedido que entren habitualmente camionetas y furgonetas para tirar todo tipo de residuos. Decenas de sacos de escombros se amontonan junto a la pared de la subestación eléctrica, además de restos de madera y distintos productos tóxicos.

La delegación de Desarrollo Urbano ha prolongado la calle Poeta Sanmartín y Aguirre hasta las inmediaciones del acceso al túnel de Serrería, para conectar con el 'cuc de llum', la pasarela peatonal construida para el circuito y que ahora se ha abierto para el tránsito de viandantes. Para ello ha sido necesario desmontar toda la cubierta de cristal, destrozada en su mayor parte a pedradas en actos de vandalismo, al igual que ha ocurrido con el pavimento de madera, retirado para evitar tropezones.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate