Las Provincias

Las multas a ciclistas caen a la mitad pese a que se mantiene el total de sanciones de tráfico

  • La Policía Local tramita un tercio de boletines por circular por las aceras y bajan las infracciones detectadas por saltarse semáforos en rojo

La Policía Local impuso el pasado año 1.181 multas a ciclistas por diferentes motivos, mientras que este ejercicio, a falta de un mes para completar, ha alcanzado las 606 sanciones. La comparación concluye que se han tramitado la mitad de casos, pese al creciente uso de este transporte alternativo en Valencia y a lo que ocurre con el resto del tráfico en el cap i casal.

Los primeros datos proceden de una respuesta del gobierno municipal al grupo popular en la comisión de Participación, mientras que la ejecución del Presupuesto municipal refleja que este año se ha mantenido la presión de la Policía Local sobre las infracciones.

La previsión de ingresos es de 6,5 millones de euros, aunque los agentes han tramitado un total de 12,31 millones de euros a 30 de noviembre. Esto es algo normal dado que la recaudación de las multas de tráfico tiene una morosidad alta.

En el mismo periodo del pasado año, la Policía Local había impuesto sanciones por 12,66 millones de euros, una cifra ligeramente superior a la de este ejercicio y que no justifica la caída en picado de las sanciones a ciclistas por vulnerar la ordenanza de Tráfico.

Al bajar al detalle, los descensos más llamativos se han producido precisamente en aquellas conductas más criticadas por la Federación de Vecinos los últimos meses. La conducción por las aceras o jardines donde no existe autorización ha pasado de 382 a 126 multas.

La Policía Local inició a mediados de este mes una campaña informativa llamada «Al volant, els cinc sentits» acerca de aspectos como el aparcamiento indebido en el carril bus, el uso del teléfono móvil, conducir bajo los efectos del alcohol o drogas, así como el exceso de velocidad. A partir del 1 de enero, hablar por teléfono en el coche o la moto, aunque sea parado en un semáforo en rojo, podrá ser multado con una cuantía de 200 euros.

Pero todas las campañas se centran en los vehículos de motor y esta iniciativa deja fuera lo que ocurra con los ciclistas. Precisamente el uso de auriculares sobre las dos ruedas ha pasado de 122 a 87 casos en la comparativa con el pasado año.

También ha bajado el resultado del apartado que se refiere a los usuarios de la bicicleta que conducen en dirección contraria al resto del tráfico. Mientras que en 2015 fueron 107 multas, los agentes han tramitado este año sólo 35 boletines.

Lo mismo ocurre con los que se han saltado un disco en rojo, de 250 a 129 sanciones. Algunas asociaciones del sector han pedido que se añada un disco en ámbar en los cruces para que los ciclistas puedan incorporarse a la otra vía hacia la derecha, aunque el Consistorio no ha decidido nada sobre esto.

Lo mismo ocurre con los carriles donde se puede circular en contradirección al resto del tráfico. El pasado mandato se puso en marcha una prueba piloto en una calle de Campanar, que no se amplió a otros barrios. Ahora, la estrategia del gobierno municipal pasa porque todos los carriles bici tengan la anchura suficiente para el doble sentido. La alternativa de que lo mismo ocurra en las ciclocalles también se ha reclamado por varias entidades.

En otros casos se mantiene estable el número de sanciones. El pasado año, según la respuesta dada en la comisión de Participación, se tramitaron sólo cuatro multas por circular en los paseos marítimos, lo que contraviene la ordenanza de Playas al establecer que toda la zona está reservada para los peatones.

Lo mismo ha ocurrido este año, pese al aumento de las patrullas de la Policía Local, como anunció el Ayuntamiento. Por el contrario, sí que se ha producido un descenso acusado en los boletines tramitados por circular en calles o zonas peatonales pese a existir señales de prohibición. Las cifras hablan de 46 a 26 multas este año.

La falta más palmaria de patrullas de la Policía Local se nota en la ausencia de controles nocturnos. La consecuencia es que sólo se han impuesto cuatro multas a usuarios de la bicicleta por no llevar las luces reglamentarias o algún elemento reflectante, ambos apartados obligatorios en la ordenanza.

La utilización de teléfonos móviles mientras se pedalea también está tipificado como una infracción. Y de nuevo se ha registrado una bajada notable en las multas, al sumarse 47 boletines frente a los 89 del ejercicio anterior. Como en el resto del tráfico, los ciclistas se enfrentan al pago de 200 euros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate