Las Provincias

Una protesta vecinal pide en el centro la paralización las obras de la CV-500

La cabeza de la manifestación, poco después de comenzar junto a la Porta de la Mar. :: damián torres
La cabeza de la manifestación, poco después de comenzar junto a la Porta de la Mar. :: damián torres
  • La Policía Nacional impide el acceso de un manifestante al balcón del Ayuntamiento y lo identifica por alteración del orden público

«Manos arriba, esto es un atasco». Con este grito de guerra se congregaron ayer en Valencia entre 150 y 200 personas, provenientes de las pedanías del sur y de localidades como El Perelló, que exigieron la paralización de las obras en la CV-500. Ni siquiera la reunión con la Conselleria de Obras Públicas el pasado martes, en la que tanto el departamento que dirige María José Salvador como el Ayuntamiento de Valencia se comprometieron a retirar los resaltos que han causado la polémica cuando se instalen semáforos, convenció a las entidades vecinales, que mantuvieron en pie la convocatoria de la manifestación.

Finalmente, unas 200 personas se acercaron hasta Valencia, algunas de ellas en los autobuses que el Ayuntamiento de El Perelló fletó para la ocasión. La marcha recorrió el centro de la ciudad. Comenzó en la plaza Porta de la Mar y siguió hacia el Ayuntamiento de Valencia, el Palau de la Generalitat y la Diputación de Valencia, ya en la plaza de Manises. En la marcha se solicitaba «la reversión y la paralización del proyecto en la CV-500 desde El Saler hasta les Palmeretes y que se revierta el estrechamiento de la calzada», tal como explicó el presidente de la Asociación de Vecinos del Perellonet, Luis Zorrilla, que defiende que si algo funciona, «no hay que cambiarlo, y la CV-500 funcionaba». «La mortandad de las aves se puede solucionar con túneles, es una vía segura... me gustaría ver los informes técnicos, la valoración medioambiental...», explicó.

La situación estuvo tensa en el Ayuntamiento, donde un participante intentó entrar al balcón municipal para, según él, hacer una foto. La Policía Nacional se lo impidió y le identificó por alteración del orden público. Cabe recordar que a finales del pasado mes de octubre, la manifestación de estudiantes que protestaba contra las evaluaciones de ESO y Bachillerato que recoge la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), las ya retiradas reválidas, terminó ante el Consistorio y se permitió que los estudiantes subieran al balcón, desde donde continuaron su protesta.

«Ha sido gratificante. Esperaba menos gente pero hemos sido unos 300. Me ha dolido que no nos hayan recibido en el Ayuntamiento y que hayamos tenido que presentar el escrito por registro de entrada, sobre todo porque en la Generalitat nos ha recibido el subdirector de Organización», indicó Zorrilla. Los organizadores, la Cooperativa Unipro, la sociedad gastronómica «El Perelló, Albufera y Mar» y la Asociación de Amas de Casa Tyrius de El Perelló, con la colaboración del Ayuntamiento de El Perelló, no se plantearon en ningún momento desconvocar la manifestación, pese a que en la reunión del martes se dio «un paso», según Zorrilla.

«No es bastante, hay que hacer 30 kilómetros, aunque es un paso porque los resaltos eran un error», indicó el dirigente vecinal, que se preguntó si es viable un carril bici en la avenida de las Gaviotas teniendo ya uno. «Deberían adecuar el que ya tienen y prolongar el que discurre por la Devesa», propuso.