Las Provincias

Los otros Patrimonios de la Comunitat

Los otros Patrimonios de la Comunitat

  • La dieta mediterránea de países como Croacia, Francia, Italia o España y el arte rupestre cuentan con representación en la región

  • Valencia y Elche concentran enclaves o fiestas valoradas, reconocidas y protegidas por la Unesco

valencia. Las Fallas ya son, desde ayer, Patrimonio de la Humanidad. Se suma a una larga lista de fiestas, monumentos o representaciones culturales de cualquier tipo que solo en la Comunitat Valenciana cuenta con ocho integrantes, contando ahora las Fallas. Son la Lonja de la Seda, el arte rupestre de hasta 301 enclaves en toda la Comunitat Valenciana, el Palmeral y el Misterio de Elche, la dieta mediterránea, el Tribunal de las Aguas y las fiestas de la Mare de Déu de la Salut de Algemesí. Todos ellos gozan del máximo nivel de protección que otorga la Unesco y son verdaderos focos turísticos, sobre todo en el caso de los situados tanto en Valencia como en Elche, que cada año reciben cientos de miles de visitantes.

Es el caso de la Lonja de la Seda, que entró en la lista en 1996. Se trata de uno de los monumentos más importantes de la C. Valenciana y uno de los más importantes de España. La joya del gótico civil valenciano es, no en vano, el monumento más visitado de la ciudad. Ideada por Pere Compte (siguieron su labor Juan Ivarra, Joan Corbera y Domingo Urtiaga), evidencia la grandeza de la Valencia en los siglos XV y XVI, cuando era epicentro del comercio en el Mediterráneo. En la Lonja de la Seda, también conocida como Lonja de los Mercaderes, se encuentra la conocida como Sala de la Contratación, cuya bóveda está sujetada por ocho columnas helicoidales, el Patio de los Naranjos o el Consulado del Mar. La Unesco amenazó con retirarle la calificación de Patrimonio de la Humanidad si no se alejaba el tráfico del edificio, lo que el Ayuntamiento de Valencia hizo en febrero de 2016 con una polémica intervención. En la ciudad está también el Tribunal de les Aigües, que es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad desde 2009. Se reúne todos los jueves a las 12 horas ante la Puerta de los Apóstoles de la Catedral de Valencia. Se trata de la institución jurídica más antigua de Europa, que dirime situaciones de incumplimiento de los reglamento de las acequias de Valencia.

Elche también tiene dos patrimonios: el palmeral y el Misteri d'Elx. El primero entró en la lista en el año 2000 y está conformado por más de 200.000 palmeras, lo que le convierte en el palmeral más importante de Europa y uno de los más destacados del mundo, solo por detrás de otros situados en países árabes. El Misteri d'Elx, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad desde 2011, es un con un drama musical sagrado sobre la muerte, la asunción y la coronación de la Virgen. Se celebra ininterrumpidamente desde mediados del siglo XV y a sus representaciones acuden cada año miles de personas, que agotan las localidades desde semanas antes.

Las fiestas de la Mare de Déu de la Salut de Algemesí también son Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, en este caso desde 2011. Se celebra a principios de septiembre. En concreto, los días 7 y 8 de septiembre de cada año unas 1.400 personas participan en representaciones teatrales, conciertos de música y espectáculos de danza organizados en los cuatro barrios históricos de la localidad: Valencia, La Muntanya, Santa Bárbara y La Capella. La tradicional Muixeranga proviene de Algemesí y las fiestas incluyen varias procesiones como la de las Promesas o la de la Mañana, entre otras.

Sin una localización concreta, o con más de 300, quedan dos manifestaciones culturales que son Patrimonio de la Humanidad. Una es la dieta mediterránea, que comparte España con Chipre, Croacia, Grecia, Italia, Marruecos y Portugal. Para la Unesco, comprende un conjunto de conocimientos, rituales, tradiciones y símbolos relacionados con los cultivos, la pesca y la cría de animales, y también con la forma de conservar, transformar, cocinar, compartir y consumir los alimentos. «El acto de comer juntos es uno de los fundamentos de la identidad y continuidad culturales de las comunidades de la cuenca del Mediterráneo. Es un momento de intercambio social y comunicación, y también de afirmación y renovación de los lazos que configuran la identidad de la familia, el grupo o la comunidad», indica la Unesco en la descripción de la dieta mediterránea que figura en la lista oficial de patrimonios inmateriales.

El segundo es el arte rupestre en el arco mediterráneo. A los 301 enclaves con pintura reconocidas en la C. Valenciana hay que sumar otros cientos situados en Aragón, Castilla-La Mancha, Murcia, Andalucía y Cataluña. En total, 301 lugares donde se puede observar el arte rupestre protegido en la C. Valenciana. En estas pinturas aparecen sobre todo representaciones humanas, poco comunes en otros artes paleolíticos, y animales.