Las Provincias

De Etiopía a la fiesta en la calle

vídeo

Plantà al tombe de la falla de Juanjo García, ayer por la tarde. :: jesús signes

  • Los asistentes interpretan el Himno Regional y aplauden a las falleras mayores en una fiesta marcada por el frío

  • Miles de falleros celebran la designación con la plantà al tombe de un monumento

Lentamente pero con firmeza, como el camino que las Fallas han seguido para ser Patrimonio de la Humanidad, se levantó ayer al tombe la falla que el artista Juanjo García ha plantado en la plaza de la Crida, ante la torre de los Serranos. Presidirá la ciudad hasta el domingo, cuando un ensayo general de la Crida de febrero, organizada con motivo de la declaración de ayer en Addis Abeba, la capital de Etiopía, servirá de prolegómenos para la cremà del monumento.

El de ayer fue un acto muy emotivo. Bajo un intenso frío, un millar de personas se reunieron en el puente de Serranos para celebrar que las Fallas ya son Patrimonio de la Humanidad. Lo hicieron pese a que la convocatoria era a las 19 horas de un día festivo y que pese a que el acto no tenía nada programado más allá de la propia plantà al tombe del monumento de García. Se desvelaba así el secreto mejor guardado respecto a la plantà: de qué iba a ir la falla. Con 12 metros de altura, representa fielmente el cartel que Iban Ramón elaboró para las Fallas este año y que ayer ya circulaba por las redes sociales.

Miles de falleros secundaron la convocatoria pese a que el acto quedó ligeramente desangelado por varios motivos. Primero, la hora y el día. A las 19 horas de una jornada laborable (aunque se retrasó ligeramente), miles de falleros aún están trabajando, lo que redujo la afluencia. Además, la falta de actos paralelos como parlamentos de las falleras mayores, Raquel Alario y Clara Parejo, o música más allá de un grupo de dolçainers deslució el acto. Por cierto que Alario y Parejo llegaron casi de tapadillo, abriéndose paso entre la gente que esperaba para ver la plantà al tombe. Las bajas temperaturas y la amenaza de lluvia también redujo la asistencia a un acto que, con todo, servirá de ensayo general para la Crida a la Humanidad que se celebrará el domingo también ante las torres de Serranos.

La plantà al tombe se desarrolló sin problemas y entre los aplausos de los asistentes, pese a que en el momento de enderezarse el monumento hubo más de un grito ahogado cuando la falla, hecha de madera, crujió. Después, un grupo de falleros se arrancó a cantar el Himno Regional, en una interpretación secundada por buena parte de los asistentes. Al acto acudió el alcalde de Valencia, Joan Ribó; la vicepresidenta del Consell, Mònica Oltra, y una nutrida representación de la corporación municipal, con los tenientes de alcalde Sandra Gómez y Jordi Peris a la cabeza.

Así, como queriendo honrar las razones por las cuales la Unesco ha decidido distinguir a las Fallas, la fiesta se trasladó de Addis Abeba a la calle. Y es que las Fallas se viven, sobre todo, en la calle, aunque los casales son parte importante de la celebración de las Fallas. Muchas comisiones se reunirán el domingo en su casal para acudir a la Crida a la Humanidad. Los actos comenzarán a las 18.30 horas y contarán con un parlamento de Raquel Alario, un espectáculo piromusical, otro de «mapping» en las torres, como en la Crida del pasado año, y la cremà del monumento de madera.