Las Provincias

Un centenar de familias del Marítimo se quedan un día y medio sin luz

  • Los vecinos aseguran que han tenido que tirar la comida a la basura porque la avería se registró el domingo por la noche y se arregló ayer

valencia. Una avería eléctrica causada por la lluvia ha dejado un día y medio sin luz a un buen número de vecinos de Valencia, concretamente del barrio de Llamosí-Remonta, junto a Serrería.

El incidente afectó a un centenar de abonados a una compañía eléctrica y no se pudo solucionar hasta ayer, cuando se pudo reparar la avería sobre las 13.30 horas.

Los residentes en calles como Conde de Alaquás, Ramón de Rocafull y parte de Antonio Juan se quedaron sin fluido eléctrico en la noche del domingo, que es cuando se produjeron las mayores precipitaciones, «confiábamos en que volviera en un rato, pero el lunes nos levantamos igualmente sin luz», explica Domingo Mengual, uno de los afectados.

Según indica otra residente, Amparo Pons, «se dio la circunstancia de que algunas casas sí tenían luz y otra buena parte de las fincas y plantas bajas no tenían corriente hasta el mediodía de ayer».

Los vecinos aseguran que a pesar de que dieron parte de la situación desde el primer momento, «el lunes vinieron a ver el problema, pero hasta ayer no se empezó a arreglar».

Algunos de los afectados no podían entender «cómo en pleno siglo XXI pueden dejar a parte de un barrio sin luz durante casi dos días».

El problema es que el centenar de familias que se habían quedado sin luz «hemos tenido que tirar a la basura toda la comida que teníamos en la nevera y en el congelador porque se estaba haciendo mala. El primer día nos tocó cocinar la carne que teníamos en la nevera para salvarla, pero hemos tenido que tirar yogures, pescados, verduras y helados», indica Amparo Pons.

Los residentes, además, durante estos dos días aseguran que «nos hemos quedado prácticamente sin teléfonos móviles, porque no podíamos cargarlos y los vecinos que podían tenían que ir a casa de algunos amigos que tuvieran luz para poder conectarlo», añaden los afectados.

Los que tenían suerte de contar con cocina de gas, sí pudieron al menos cocinar, «pero ha habido vecinos que tenían las cocinas eléctricas y han tenido que ir dos días a comprarse la comida preparada en tiendas del barrio porque en casa no podían guisar nada. Y lo mismo ha pasado con los vecinos que tenían el calentador de agua de la ducha eléctrico, que tenían que pedir el favor a algún conocido para hacer la higiene personal», añade Mengual.

Desde la empresa eléctrica explicaron ayer que si bien en toda la ciudad se mantuvo la línea, a pesar de las fuertes precipitaciones caídas, en este barrio del Marítimo la avería afectó a un centenar de abonados. El problema se registró en una línea aérea de baja tensión, en un tramo de 700 metros de longitud.

Según explican desde la compañía, los técnicos tuvieron que revisar la línea aérea accediendo por varias cubiertas de fincas hasta localizar el punto de avería y, por eso, se retrasó la reparación.

Desde la asociación de vecinos Llamosí-Remonta, el presidente, Bautista Arias, piden que no se vuelva a registrar este problema «porque una cosa es esperar una hora a que vuelva la luz y otra distinta casi dos días». Algunos de los afectados aseguran que ya han dado parte a sus seguros para que reclamen a la compañía.