Las Provincias

El Ayuntamiento pretende cobrar tres millones con el IBI a las propiedades de la Iglesia

El concejal Vilar, en una de sus intervenciones en el hemiciclo. :: irene marsilla
El concejal Vilar, en una de sus intervenciones en el hemiciclo. :: irene marsilla
  • Los populares alegarán para que se bonifique la tasa de terrazas a las empresas pequeñas y a las que generen contratos indefinidos

valencia. Hasta tres millones de euros espera ingresar el Ayuntamiento con la aplicación del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a las propiedades de la Iglesia que no están dedicadas al culto ni a fines sociales. El concejal de Hacienda, Ramón Vilar, indicó ayer que la propuesta que llevará el gobierno municipal a la Federación Española de Municipios sigue en estudio, aunque ya se han realizado contactos informales con otras grandes ciudades para tantear la votación en la entidad.

La legislación actual impide esa recaudación, incluso algunos expertos indican que sería necesaria una modificación del Concordato con la Santa Sede. Pese a esa dificultad, Vilar recordó que la iniciativa está en el programa del Partido Socialista en la última campaña de las municipales, por lo que espera el apoyo de varios Consistorios.

La iniciativa sigue sin fecha y no hay plazo máximo para presentarla a la Federación de Municipios. El edil precisó que se quedarían fuera «los edificios de culto y los que tengan carácter social», como albergues o comedores de beneficencia. Sí que se gravaría a locales comerciales, universidades y otras propiedades de la Iglesia.

El Impuesto de Bienes Inmuebles no es uno de los cinco tributos que el próximo año registrarán cambios en Valencia. El plazo de alegaciones acabó ayer y de momento se han contabilizado dos particulares precisamente sobre el IBI, que al no modificarse han sido desestimadas. Por parte de los grupos municipales, el portavoz del PP en el Consistorio, Eusebio Monzó, difundió una propuesta de bonificaciones para la tasa de las terrazas de los bares.

Las normativas donde se han introducido cambios son las referidas a la telefonía móvil, la citada de mesas y sillas, la de ocupación y vía pública, así como la de Circulación y el Impuesto de Construcción.

La primera es la realmente novedosa y por la que el Consistorio espera ingresar dos millones de euros. La misma normativa fue recurrida en Madrid por las operadores y el asunto está en los tribunales, por lo que Vilar no descartó que se presenten alegaciones en Valencia.

«El plazo acabó ayer aunque es posible que hoy llegue desde algún registro», comentó el edil. Representantes de las empresas se reunieron con él para conocer al detalle la nueva tasa que grava la utilización del espacio radioeléctrico.

En cuanto a las alegaciones del grupo popular, Monzó propuso que han alegado contra la subida de la tasa de mesas y sillas en el centro, al no «compartir la nueva distribución. Nos parece excesivo el incremento aplicado a las terrazas situadas en la zona denominada como zona 1 y queremos que se apliquen bonificaciones que contribuyan a impulsar la actividad económica en nuestra ciudad».

«Proponemos que se apliquen dos bonificaciones, una del 5% para aquellas micro-empresas que cuenten con menos de 10 trabajadores y facturen menos de 2 millones al año y otra bonificación de hasta el 10% de la cuota para los sujetos pasivos que hayan incrementado el promedio de su plantilla de trabajadores con contrato indefinido», dijo.