Las Provincias

De la Serna retrasa la liberalización del ferrocarril Madrid-Valencia a 2020

  • El nuevo ministro de Fomento desdice a su predecesora y pospone la decisión hasta que se liberalicen todos los recorridos

madrid. Los nuevos tiempos en el Ministerio de Fomento ya se empiezan a notar. Iñigo de la Serna, con apenas un mes como titular de la cartera, ya ha puesto en cuarentena uno de los principales proyectos de su antecesora, Ana Pastor: la liberalización del transporte de viajeros en el corredor ferroviario que une Madrid y la Comunitat Valenciana. A juicio del primero, anticipar una medida que el resto de la UE no prevé hasta 2020 y, además, limitarlo solo a parte de los recorridos, «podría generar distorsiones» para la competencia efectiva, esto es, una apertura del mercado a varias velocidades.

De la Serna, aunque matizó que la decisión final todavía no está tomada, sí dejó entrever ayer que no está por la labor de crearse problemas de antemano en un proyecto que al fin y a la postre deberá armonizarse con el resto de socios europeos. Y es que la intención de la Comisión es que cualquier compañía de la Unión tenga la posibilidad de transportar viajeros por tren en todos sus países.

Por eso el ministro ve «preferible preparar bien la red y abordar todo el proceso de liberalización de una sola vez en esa fecha». Una vez realizadas las primeras consultas, ha detectado «más inconvenientes que ventajas» en sacar «de forma independiente» la licencia para operar en un solo corredor. Para ello haría falta un título habilitante al que aspiran desde filiales de constructoras (Ferrovial y ACS) hasta compañías de transporte (Alsa, Interbus y Avanza), además de la Generalitat catalana (FGC Rail) y el grupo Planeta (Veloi), que ya cuentan con la autorización ministerial para transportar viajeros por tren y el certificado de seguridad.

Estas empresas se quejaron meses atrás de una posible discriminación para operar frente a Renfe -solo una iba a poder hacerlo de primeras-, además de los problemas de rentabilidad que supondría prestar sus servicios en una sola línea. El Gobierno rebajó por ello los cánones que cobra el administrador de la red ferroviaria (ADIF), pero Competencia (CNMC) denuncia que tal rebaja no se ha producido e incluso dicha sociedad pretende elevar otros peajes. De la Serna prefiere «esperar» para afrontar el proceso «con máximas garantías».