Las Provincias

Gobierno y Consell sellan la paz y retiran todos los recursos por la Lomce

Consejeros autonómicos en la Conferencia Sectorial celebrada ayer. :: fernando alvarado/efe
Consejeros autonómicos en la Conferencia Sectorial celebrada ayer. :: fernando alvarado/efe
  • La Conferencia Sectorial confirma que la reválida de Bachillerato será como la Selectividad y pacta que la prueba final de Primaria tampoco se haga en todos los centros

Las relaciones entre el Gobierno y el Consell en materia de enseñanza inician una nueva fase. La Conferencia Sectorial de Educación celebrada ayer, donde se reúnen los representantes del ministerio y de las comunidades autónomas, acordó que todas las partes retirarán los diferentes recursos contenciosos presentados contra la otra administración en relación a la aplicación de la Lomce, la reforma educativa del PP que desaparecerá en los próximos meses.

Desde el departamento estatal explicaron que en algunas regiones el proceso está en sede judicial -como sucede en la Comunitat- mientras que en otras se encuentra a la espera de resolverse el requerimiento remitido desde el ministerio, una especie de aviso previo a la administración correspondiente.

No fue la única decisión acordada ayer en la reunión, pues también se confirmó que la reválida de Bachillerato será muy similar a la Selectividad o que la de 4º de ESO y la de 6º de Primaria serán muestrales. Pero sí fue la más simbólica, pues de alguna manera abona el camino de cara al futuro pacto educativo, al que también están llamados los gobiernos autonómicos. Y más si se tiene en cuenta que en el último año y medio las relaciones entre el ministerio y las comunidades socialistas se han caracterizado más por las acusaciones mutuas y la judicialización que por el diálogo. Buena muestra del cambio de rumbo fueron las declaraciones de los principales representantes de cada administración.

El ministro Íñigo Méndez de Vigo dijo que la decisión se ha adoptado en aras de propiciar un ambiente de «cooperación y búsqueda de consenso», mientras que el conseller Vicent Marzà incidió en la necesidad de que «todos demuestren predisposición al diálogo y a los acuerdos», por lo que abogó por «desjudicializar» los temas educativos.

En clave valenciana, implica que el ministerio desistirá de su contencioso contra la alternativa de la conselleria ideada para no aplicar la prueba final de 6º de Primaria, que ya está en el Tsjcv, mientras que el Consell hará lo mismo con el recurso presentado contra la normativa estatal que regulaba esta misma evaluación. También se anunció otro contra el decreto de reválidas de Secundaria que, pese a la aprobación del Consell, no llegará a ningún lado.

Tras la Sectorial la inmensa mayoría de las valoraciones fueron positivas. Se habló de buen ambiente, de pacto y de consenso. Se confirmó que la reválida de 2º de Bachillerato tendrá el mismo formato que la Selectividad, lo que significa que sólo se evaluarán las asignaturas troncales de 2º. Y no habrán cuestiones tipo test ni tampoco ejercicios orales en Inglés. En cuanto a la de 4º de ESO, sólo se hará en los colegios que decida la conselleria y servirá para medir el rendimiento del sistema (y no tanto el de los propios centros). El mismo tratamiento tendrán las pruebas de 3º y 6º de Primaria. Todos los cambios fueron valorados de manera positiva por Marzà y las novedades normativas se plasmarán en un real decreto que debe aprobar el Consejo de Ministros y convalidar el Congreso.