Las Provincias

Fallece Vicente Muñoz Quiles, locutor de radio y referente del mundo de las Fallas

Fallece Vicente Muñoz Quiles, locutor de radio y referente del mundo de las Fallas

  • Trabajó en las emisoras valencianas más representativas y fue delegado de infantiles de la Junta Central Fallera

El periodista radiofónico y experto en el mundo fallero Vicente Muñoz Quiles ha fallecido en Valencia a los 79 años de edad. Nacido en Turis en 1937, la familia de Vicente Muñoz se trasladó a vivir a Valencia una vez concluida la Guerra Civil. Su afición por el mundo fallero nace prácticamente con su llegada a la capital, ya que su padre tiene un establecimiento en la Plaza de la Merced y será esta destacada y tradicional comisión fallera la que le haría descubrir un mundo que le iba a apasionar tanto como el del estar detrás de un micrófono.

Las actividades lúdicas de la Feria de Julio le sirvieron de lanzadera para subirse a un escenario y dirigirse con soltura al público como animador de las diferentes actuaciones. Cuando terminó en servicio militar comenzó a colaborar en Radio Manises, la emisora donde confirmó definitivamente que su vocación se iba a convertir en su profesión, siempre o casi siempre vinculada con los temas falleros. También desarrolló tareas comerciales en muchas de las emisoras en las que tuvo ocasión de trabajar. La lista es larga puesto que tras Radio Manises estuvo en La Voz de Levante, Radio Popular, Antena 3 Radio (con el programa ‘Viva la gente de las fallas’) y en la Cadena Ser, donde su programa ‘Ser falleros’ fue un referente para los amantes de la fiesta valenciana. También colaboró, cuando ya estaba jubilado, en la 97.7 pero en esta ocasión con un programa dedicado a la gastronomía.

Casado con Maribel, fue padre de dos hijos, Vicente y Carmen, a los que apuntó a la falla nada más nacer para intentar inocularles su pasión festera pero en este caso ya fue en la Falla de Calixto III, en el barrio de Arracapins, al que se había trasladado a vivir con su familia. También en esta comisión a la que perteneció Vicente fue un activo animador. Y se dio la circunstancia de que allí trasladó también la empresa familiar de confección que había heredado de su padre. Un negocio que en principio se dedicada a la ropa de casa y que con la llegada de la competencia de Oriente se reconvirtió en la fabricación de enaguas de valenciana, con lo cual una vez más, redirigió sus tareas profesionales hacia su pasión personal.

Durante un ejercicio fue presidente de la falla de Linterna-En Gil, pero en general no fue un hombre interesado en la gestión interna, si bien si que colaboró bastantes años con la Junta Central Fallera durante la presidencia de Vicente Ros Belda como delegado de las fallas infantiles. Es casi inútil añadir que se ha ido un hombre enormemente querido y respetado en el mundo fallero.