Las Provincias

El Consistorio desiste de alquilar el circuito del Grao al afectar a parcelas privadas

El Consistorio desiste de alquilar el circuito del Grao al afectar a parcelas privadas
  • Una empresa había propuesto utilizar parte del trazado para las pruebas de unos vehículos eléctricos

valencia. El Ayuntamiento no alquilará finalmente el antiguo circuito de Fórmula 1 en el Grao a empresas para la presentación de coches, anuncios o celebración de eventos. Una firma realizó una oferta hace tiempo para lo primero, aunque no ha cuajado al determinarse que los solares son propiedad privada y, por lo tanto, fuera de la competencia municipal.

Fuentes cercanas al gobierno municipal indicaron que la voluntad del Consistorio era facilitar este tipo de presentaciones o pruebas para la prensa especializada, sobre todo en el caso citado porque se trataba de vehículos eléctricos, en sintonía con la política de promoción de las energías limpias y alternativas del actual gobierno municipal.

Los promotores llegaron a entrevistarse con responsables de la concejalía de Desarrollo Urbano, mientras que en la decisión final también debía pesar la opinión de la delegación de Ocupación de la Vía Pública. La conclusión fue que el circuito sí que fue cedido al Consistorio por parte de la Generalitat, aunque las parcelas que ocupa son propiedad privada, de los bancos y empresas que tienen el propósito de construir algún día 3.000 viviendas en el llamado nuevo Grao.

La Marina sí que ha acogido presentaciones de coches y el rodaje de anuncios publicitarios, sobre todo en el Veles e Vents. Hacer lo mismo en el trazado que pasa por el Grao era mucho más complicado porque los aledaños están prácticamente abandonados.

En su día se llegó a hablar de la colocación de lonas publicitarias para ocultar la zona degradada. Algo parecido se realizó los años de la Fórmula 1, cuando en la parte trasera de las naves de la calle Juan Verdeguer se levantaron grandes lienzos del Gran Premio de Europa.

El nuevo gobierno municipal decidió abandonar la gestión directa propuesta por el anterior, al entender que el Ayuntamiento carece de recursos para financiar las obras de urbanización. Desde el principio del mandato se ha intentado atraer a empresas, aunque de momento sin resultado positivo.

El circuito de velocidad costó 98,1 millones de euros, de los que un total de 42,9 millones fue en la parte del Grao. Esta segunda cantidad se quiere recuperar con la construcción de viviendas, al considerar el trazado como calles del futuro barrio. No obstante, no está nada claro que se consiga esa cifra.

De momento, el gobierno municipal ha asumido la apertura a los viandantes del 'cuc de llum', la pasarela peatonal que salva el viejo cauce. La intención es facilitar la conexión entre el Grao y las Moreras, con Nazaret por extensión.

Para ello se ha asfaltado una prolongación de la calle Poeta Sanmartín y Aguirre bordeando el cementerio municipal del Grao. Las obras están prácticamente acabadas y con ello se evitará que los vecinos deban atajar por dentro del circuito. Otra cosa es la situación de los vertederos que salpican todos los rincones del trazado. El Consistorio se ha comprometido a requerir su limpieza a las empresas propietarias de los solares o en su defecto, que lo haga la contrata municipal.