Las Provincias

Alertan de la degradación del paso inferior de la Gran Vía

valencia. La coordinadora de Esquerra Unida (EU) de la ciudad de Valencia, Rosa Albert, denunció ayer la situación de «degradación» en la que se encuentra el paso subterráneo que une la gran vía Germanías con Ramón y Cajal, con «goteras, suciedad, humedad, mala iluminación, lo que hace que un espacio transitado a diario por una cantidad importante de ciudadanos se haya convertido en una de las infraestructuras más indignas e insalubres de la ciudad», criticó.

Este paso, que tiene entrada por Ramón y Cajal y por Germanías y calle Cuba, no sólo sirve para unirlas sino que, además, tiene acceso a una estación de metro. «Durante años se ha denunciado que este paso peatonal que enlaza dos zonas de la ciudad salvando las vías del tren es un punto negro tanto por la falta de accesibilidad como por la degradación que sufre», lamentó. Por ello, criticó que el tripartito, «que dice apostar por la movilidad sostenible en la ciudad», no ha hecho «absolutamente nada para solucionar el perjuicio que genera esta situación».

En este sentido, Albert (que fue edil en la pasada legislatura) recordó que en reiteradas ocasiones se exigió al anterior gobierno del PP que cumpliera con la normativa municipal sobre accesibilidad y se descartó la construcción de rampas de acceso. «En aquel momento se nos contestó que estas rampas tendrían como mínimo una longitud de 75 metros y un ancho de 1,20 metros, y esto hacía imposible su construcción en un entorno consolidado», explicó.

Albert recordó que la única mejora de accesibilidad en los últimos años ha sido la instalación de un raíl metálico para facilitar la bajada y subida de bicicletas a pulso.