Las Provincias

Ribó deja en manos de Pere Fuset las dimisiones en la Junta Central Fallera

  • Tras la polémica por las normas de la vestimenta de las falleras

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, indicó ayer, preguntado por la reprobación por parte de las fallas a la directiva de la Junta Central Fallera (JCF) tras la polémica por las normas de la vestimenta de las falleras, que esta medida tiene un «significado determinado» que obedece a no estar de acuerdo «con los mecanismos» a partir de la publicación de dichas normas en la web de este organismo.

«Creo que a veces una asamblea puede estar en desacuerdo con determinados elementos del presidente de la JCF y, de alguna manera, la reprobación tiene el significado de que no estaban de acuerdo con los mecanismos y ya está», señaló Ribó.

Preguntado por las declaraciones de la portavoz socialista en el consistorio y primera teniente de alcalde, Sandra Gómez, que exigió que «se asuman responsabilidades» en el seno de la JCF por la redacción de las normas, el primer edil insistió en la «confianza» que tiene en Fuset y en que «es él quien debe gestionar ese tema».