Las Provincias

Valencia impulsa votaciones vecinales sobre decisiones de gestión de obras y normativas

  • El Consistorio aprueba hoy un acuerdo con Madrid para utilizar la plataforma informática con la que se harán las consultas

valencia. La participación ciudadana, una de las improntas que quiere establecer el gobierno municipal, dará hoy un paso más en la junta de gobierno con la aprobación de un protocolo de colaboración con el Ayuntamiento de Madrid. El objetivo es poder utilizar el modelo de la capital de España, en principio sin coste económico.

El modelo se sustancia en una plataforma informática implementada por el Consistorio de Madrid y que resulta replicable por «otras administraciones para adaptarla a su estructura», según el documento al que tuvo acceso LAS PROVINCIAS.

Las votaciones vecinales se limitan de momento al reparto de siete millones de euros en inversiones del Presupuesto municipal, lo que se ha hecho este año y se tramita en estas fechas para el próximo ejercicio. Con la citada plataforma, la experiencia se podrá extender a todo tipo de decisiones del Consistorio.

En el caso de Madrid se ha desarrollado un modelo basado en la participación directa e individual, fundamentado en tres actuaciones. La primera es la llamada audiencia pública, por la que el Ayuntamiento pueda someter a deliberación los asuntos especialmente significativos de la acción municipal.

También está el derecho de propuesta, por el que los vecinos pueden dirigirse individual o colectivamente a cualquier autoridad u órgano municipal para elevar propuestas de actuación para la mejora de la ciudad.

Por último, los presupuestos participativos, por los que la ciudadanía participa en la toma de decisiones sobre la inversión de una parte de los presupuestos municipales. Este es el caso de Valencia, que debería desarrollar los dos anteriores.

El alcalde Joan Ribó ya ha dicho varias veces que no es contrario a que se celebren consultas directas sobre determinados asuntos, al contrario. Este método de gobierno es utilizado en algunos países europeos, aunque sería novedoso para el cap i casal de la Comunitat.

Los presupuestos participativos tuvieron el pasado año un arranque accidentado, al recibir críticas de las asociaciones vecinales, tanto porque igualaba sus propuestas a las de cualquier particular como a los reparos puestos por el Consistorio a algunas de las iniciativas.

A la vista de ese conflicto, el delegado de Participación Ciudadana, Jordi Peris, se reunió con varias entidades significativas de la ciudad, entre las que se encuentra la Federación de Vecinos, con el propósito de acordar unas normas de funcionamiento, acortar los trámites y, en suma, facilitar los acuerdos. Hasta el día 30 se pueden entregar propuestas, que necesitan 30 apoyos para que sean estudiadas y pasadas después a votación.