Las Provincias

Las fallas reprueban a Fuset por tomar decisiones a espaldas de la asamblea

fotogalería

Asamblea de los presidentes de fallas. En la imagen, Pere Fuset, concejal de fiestas. / IRENE MARSILLA

  • De las 230 comisiones presentes, 134 votarona favor de la moción contra el concejal pesea entonar este un‘mea culpa’ en público

Un rotundo ‘mea culpa’ de Pere Fuset ante todos los presidentes de las fallas y su ofrecimiento de retirar los dos puntos de la discordia con la fiesta, el del vestuario de la corte y la creación de un concurso de versos que anulaba el actual, no fueron suficientes para evitar que anoche la asamblea de presidentes, el órgano soberano de las Fallas, decidiera reprobar por primera vez en la historia a un concejal del Ayuntamiento de Valencia. 134 votos a favor de la moción, 85 en contra, 8 en blanco y tres abstenciones demostraron no sólo que las fallas dan la espalda a Fuset, sino que lo hacen además con severidad, mediante una mayoría absoluta.

El pulso de la asamblea siguió vivo hasta el mismo comienzo de la reunión prevista en el Palau de la Música. Los directivos falleros decidieron mantener el punto de la moción de reprobación que ni siquiera el discurso de Fuset logró desactivar. El edil reconoció que todo el equipo de la Junta «se había equivocado» y pidió «disculpas a la fiesta por unos días que no podré borrar, pero que sí han servido para aprender y seguir más fuerte». En su intervención repitió hasta la saciedad que la asamblea «es la soberana» y dijo que se retiraban las normas de vestuario impuestas a las cortes, además de proponer que la asamblea de diciembre vote qué tipo de versos quiere para el libro fallero.

Pero el ‘juicio público’ siguió adelante. Tras el discurso de Fuset, los solicitantes de la medida de reprobación pidieron un receso de 10 minutos para decidir si continuaban adelante o no con su iniciativa. El motín cogió fuerza, ya que las fallas firmantes de la moción, que inicialmente eran medio centenar, se habían convertido en más de 70 al inicio de la asamblea. Durante la pausa se retiraron a la sala Martín y Soler, habilitada con antelación. El secretario general de la Junta, Pepe Martínez Tormo, justificó que estaba preparada para el recuento de votos, aunque muchos presidentes bromearon con la idea de que podría haber un acuerdo pactado de antemano. Sin embargo, la moción se mantuvo en el orden del día, como votaron por mayoría absoluta los presidentes. Y pasada la media noche se consumó la reprobación con idéntica mayoría absoluta

«Quiero dejar ‘clar i ras’ que queda completamente invalidado el documento de la corte y os propongo que la decisión sobre los versos del libro fallero se decida aparte en la asamblea de diciembre», fue una d las frases del concejal que no impidió la reprobación. El concejal recordó que su intención de crear un concurso nuevo era para garantizar que este era «público y plural». Añadió que había contactado con el presidente de Lo Rat Penat para que estos participaran en la elección del jurado, a pesar de que el aludido Enric Esteve manifestara el lunes que no se ha llegado a reunir con Fuset ni a pactar nada. El edil ofreció dos alternativas: mantener los poemas del llibret ganador del galardón Bernat i Baldoví o crear una mesa de trabajo para decidir las bases de un nuevo certamen convocado por la Junta, en el que se fijen también quiénes son los componentes del jurado. Otro esfuerzo yermo por ganarse a la asamblea. Ahora queda abierto si se establecen unas nuevas normas o se decide no fijar ninguna, así como si en diciembre se toma una decisión sobre los versos.

En el turno de ruegos y preguntas de la asamblea, la poetisa Ampar Cabrera, la ganadora del Bernat i Baldoví y la que tenía el derecho de elogiar a las falleras mayores, exigió a Fuset que demuestre «que es un hombre y obedezca a la asamblea». Aseguró que al decir que hacía un concurso público y con jurado cualificado, estaba «insultando a Lo Rat Penat y al ganador del Bernat i Baldoví. Por su parte, el presidente de la falla Pizarro, Vicente Boluda, agradeció las palabras del concejal, «pero llegan tarde y no pueden ser asumidas. Fuset y la directiva han usurpado las competencias de la asamblea y han ignorado el mandato». Otros representantes como Miquelo García y Pedro Pons quisieron reconocer el esfuerzo del concejal y la retirada de los dos puntos. Pons dijo que estarán «en guardia» y exigió que «de esa mesa (refiriéndose a la Junta) tiene que salir gente». La polémica firma de estas normas de vestuario recibió el pasado viernes la crítica de la vicepresidenta del Gobierno, Mónica Oltra. Pero ayer, tras conocer la consellera de Igualdad, que se van a cambiar, dijo que aplaudía la «rapidez y unanimidad» del Ayuntamiento, la Junta Central Fallera y el mundo fallero contra las normas de vestimenta que incumplen la ley sobre igualdad de género. Además, está previsto que hoy mismo el Instituto de la Mujer haga públicos los puntos que recomiendan cambiar y el articulado nuevo que proponen.

La primer teniente de alcalde y portavoz en el Ayuntamiento, Sandra Gómez, también se pronunció ayer sobre la polémica. Gómez, que mostró su «rechazo frontal» al documento, reclamó a la Junta Central Fallera que haga «un gesto» y que «se asuman responsabilidades». Eso sí, la edil resaltó que «en ningún caso» se refería al concejal Fuset sino «a la persona que trabajó ese tema». «Fue una mala decisión que necesita un gesto con el que se reconozca ese error y se asuman responsabilidades», insistió.