Las Provincias

Un operario trabaja en una vivienda. :: francis silva
Un operario trabaja en una vivienda. :: francis silva

El Consell destinará tres millones a ayudas para reformas de cocinas y baños

  • Los presupuestos de 2017 también incluirán deducciones del 15% en el IRPF para obras en viviendas destinadas a primera residencia

valencia. La Conselleria de Obras Públicas sigue desgranando, con cuentagotas, los cambios que va a introducir en la Ley de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje (LOTUP), aprobada en 2014 y que actualmente está en proceso de revisión. Si la semana pasada se reunían los expertos en materia urbanística para poner sobre la mesa hacia dónde debe dirigirse el modelo territorial, ayer lo hacían los integrantes de la Mesa de la Rehabilitación (una treintena de asociaciones y colectivos profesionales y empresariales) dado que este tipo de intervenciones son a las que quiere dar prioridad la Generalitat.

Una de esas medidas se verá ya en los presupuestos del próximo año, ya que se va a incluir una partida de tres millones de ayudas directas para la reforma de baños y cocinas. Aunque se dará prioridad a las familias con menos recursos económicos y a las adaptaciones que necesiten personas con movilidad reducida, cualquier particular podrá optar a este tipo de subvenciones.

Otra de las novedades será la deducción del 15% del IRPF para la reforma de las viviendas de primera residencia, según avanzó la consellera de Obras Públicas, María José Salvador. El objetivo es dar un impulso a los subsectores de la construcción como el azulejo, fontaneros o electricistas, según explicó recientemente en Les Corts al explicar las líneas de trabajo de su conselleria para el próximo ejercicio.

Modificaciones en la ley

La convocatoria de la Mesa de la Rehabilitación también sirvió para avanzar que las modificaciones de la LOTUP permitirán desarrollar la figura del llamado 'agente rehabilitador'. Así, el Consell mantendrá en la ley la posibilidad de que los promotores puedan solicitar a los ayuntamientos construir sobre un solar urbano que no sea de su propiedad siempre que el dueño (que puede cobrar en dinero o en inmuebles o acabar en una expropiación forzosa) lo tenga seis años parado.

Esta fue una de las novedades que introdujo el gobierno del PP con la aprobación de la LOTUP en julio de 2014, que también extendía esa posibilidad a los edificios abandonados o que necesiten una rehabilitación. La ampliación de la figura del agente urbanizador a la construcción y rehabilitación de edificios de terceros ubicados en el casco urbano de las ciudades pretendía trasladar las actuaciones de los promotores a, sobre todo, los centros históricos, un espíritu que la actual conselleria quiere mantener.

El agente rehabilitador se seleccionará por el procedimiento de pública concurrencia y permitirá a los ayuntamientos delimitar aquellos ámbitos y actuaciones «donde sea más necesario intensificar la edificación o la rehabilitación», afirmó Salvador. Además, la conselleria impulsará un registro de solares y edificios a rehabilitar para que los consistorios actúen «en los solares vacantes pendientes de edificar antes que aumentar el suelo residencial».