Las Provincias

El Ayuntamiento de Valencia rechazará aprobar las licencias para reabrir el Sidi Saler

vídeo

Instalaciones del hotel Sidi Saler. :: jesús signes

  • Desarrollo Urbano cuestiona la petición de 60 años de concesión al estar el hotel fuera de ordenación e invadir la línea marítimo-terrestre

La decisión del BBVA y Caixabanc de pedir al Ministerio de Medio Ambiente una concesión de 60 años en el Sidi Saler no ha sentado nada bien en el Ayuntamiento, en concreto en la concejalía de Desarrollo Urbano. A la espera de redactar las alegaciones, la primera decisión es que serán contrarias y se rechazará incluso conceder licencias a las obras que permitan la reapertura del hotel.

Así lo indicaron el martes fuentes municipales, quienes recordaron que el grupo socialista propuso en 2013 la recuperación de la parcela, a través de una moción que fue desestimada por el gobierno del PP. Entonces se pedía tanto la regeneración de los terrenos del hotel como de la antigua fábrica Plexi y el colegio Sebastián Burgos.

Estos dos últimos casos ya han sido resueltos, mientras que queda pendiente el futuro del edificio hotelero, en la playa de la Garrofera, algo al norte de la gola del Puchol. Las mismas fuentes recordaron la oferta de una permuta con una propiedad municipal en suelo urbano, en todo caso con la edificabilidad que daba al hotel el Plan General, es decir, dos plantas.

Las entidades bancarias han solicitado la concesión a 60 años en base a una reforma normativa que les permitirá venderla a una empresa del sector interesada en explotar el hotel, cerrado en enero de 2011 al entrar los anteriores dueños en concurso de acreedores.

El edificio se encuentra fuera de ordenación por el Plan General, igual que ocurre con las torres de apartamentos de la Devesa. En todos los casos se permiten realizar obras de conservación y mantenimiento, aunque no aquellas que sirvan para modificar la propiedad.

Pero la situación del hotel es distinta a las viviendas porque está por delante de la línea marítimo-terrestre, lo que a juicio de las mismas fuentes «complica todavía más la concesión de licencias de obras». El objetivo del Plan General es que cuando «acabe su vida útil sólo hay que expropiar la edificabilidad de dos alturas». De ahí, añaden, la conveniencia de alcanzar un acuerdo, aunque no «tan malo como el que obligó a derribar el nuevo Ayuntamiento, hay muchos solares disponibles que podrían resultar atractivos para alcanzar un acuerdo».

El Ayuntamiento informará a la Demarcación de Costas a través de varias concejalías. Fuentes cercanas al delegado de Devesa-Albufera, Sergi Campillo, indicaron que darán a conocer su postura próximamente, aunque desde Desarrollo Urbano precisaron que su «planeamiento es no dar ninguna licencia de intervención al edificio, y obviamente los informes sobre el planeamiento serán desfavorables a esta concesión», para la que también debe informar el Ministerio de Medio Ambiente.