Las Provincias

La Federación vecinal exige cambios en carriles bici para proteger al peatón

  • La entidad defiende la movilidad sostenible pero evitando que la «bicicleta mande sobre la ciudad» frente a los derechos de los viandantes

La Federación de Vecinos entregara mañana al Ayuntamiento un documento donde pretende detallar su postura acerca del conflicto abierto entre peatones y ciclistas por la circulación de estos últimos en las aceras. La presidenta vecinal, María José Broseta, señaló que no quieren «aceras bici», para exigir al Ayuntamiento que elimine los lugares donde es obligatorio cruzar el carril bici para acceder a un portal, un comercio, o un contenedor para depositar la basura.

Broseta indicó a LAS PROVINCIAS los problemas de los residentes en multitud de situaciones cotidianas. «Hay zonas como en Peris y Valero donde se ha resuelto, pero en muchas otras hay que bajar a la calzada para tirar la basura, para evitar el riesgo de atropello en el carril bici. Eso hay que arreglarlo».

La dirigente vecinal se refirió a modificaciones en las rutas ciclistas, la reordenación de algunos tramos de tal manera que se garantice la seguridad de los viandantes. «El Ayuntamiento es el que debe dar la solución a este problema».

Como ha venido publicando este periódico, la Federación está recibiendo más quejas de lo habitual de atropellos y quejas en los barrios por la circulación de ciclistas en las aceras. El alcalde Joan Ribó recordó la semana pasada la obligación de ir por el carril bici o la calzada, aunque entendió que conforme avancen los nuevos itinerarios habrá menos protestas de los viandantes.

«También queremos denunciar la hipocresía de querer limitar el uso de los vehículos privados, pero quitando espacios al peatón, como ha ocurrido en el barrio de Beteró», añadió. Representantes vecinales se reunieron ayer con el delegado de Movilidad, Giuseppe Grezzi, quien se comprometió a reponer los bancos eliminados y plantar 35 árboles una vez finalicen las obras del itinerario ciclista entre la calle Ingeniero Luis Peixo y el campus de Tarongers. Los vecinos aprovecharon el encuentro para reclamar que se estudie la recuperación del itinerario original de la línea 31 de la EMT por Serpis.

Acerca de la estrategia de movilidad del gobierno municipal, comentó que se debe «apostar por una movilidad más sostenible», aunque no dejando que la bicicleta «mande sobre la ciudad», hay muchos puntos a tener en cuenta de responsabilidad municipal».

Citó la mejora de la red de transporte público. «Su uso se incrementa cuando realmente da un buen servicio al ciudadano, hay que escuchar al usuario antes de proponer modificaciones de líneas». También la adecuación de aparcamientos disuasorios en los accesos a la ciudad, que sean «accesibles a todos los bolsillos, con bonificaciones para residentes del área metropolitana». Por último, reclamaron «sancionar cuando proceda, por emanación excesiva de humos, ruido motores, carreras ilegales, invasión zonas peatonales, circulación bicicletas sobre aceras o velocidad excesiva de cualquier tipo de vehículo».

La Mesa de la Movilidad debatió ayer la ocupación del carril bus para el estacionamiento entre las 22 horas y las ocho de la mañana del día siguiente, lo que se permite si está señalizado. Las asociaciones de taxistas quieren anularlo, mientras que hosteleros y comerciantes piden que se mantenga el parking. La Federación de Vecinos ha propuesta que se debata una reducción del horario por las mañanas.