Las Provincias

Cañizares mueve banquillo en la diócesis

Cañizares, junto a Castelló, en una apertura de curso de la UCH. :: i. m.
Cañizares, junto a Castelló, en una apertura de curso de la UCH. :: i. m.
  • El arzobispo, que dará más peso a los obispos auxiliares, releva al vicario de Evangelización y al canciller-secretario

  • El cardenal ultima la renovación de su equipo para el nuevo proyecto pastoral

«Personalmente lo que espero cuando el nuevo proyecto sea promulgado y puesto en práctica es que sepamos renovarnos con una acción pastoral misionera, emprendedora, sólida y audaz en nuestra sociedad». Son las palabras que pronunció el arzobispo Antonio Cañizares hace un mes cuando la diócesis aprobaba sus propuestas para el plan pastoral de los próximos años.

Al margen de las cuestiones evangelizadoras, ya dejaban entrever las previsiones del purpurado para la Iglesia valenciana, empezando por su equipo de gobierno. De hecho, una semana antes de ese discurso se sustituía a Óscar Benavent de la comisión diocesana de Infancia y Juventud por Virgilio González.

A los dos años de llegar a la diócesis, Cañizares ultima cambios en la cúpula del Arzobispado, algo que hasta ahora no se había producido más allá de los obligados por el nombramientos de los obispos auxiliares (Esteban Escudero, Arturo Ros y Javier Salinas), que adquirirán mayor protagonismo en el día a día.

El inicio de esta remodelación para impulsar la acción pastoral de la archidiócesis, en línea con el nuevo proyecto de una «Iglesia samaritana», ha comenzado con el relevo de dos personas clave en el Palacio Arzobispal. Por un lado Javier Llopis, vicario de Evangelación y de la Vicaría III deja su cargo, al que accedió de la mano de Carlos Osoro. Su nuevo destino será la parroquia de San Agustín, cuyo titular falleció en octubre. Está previsto que su misa de presentación se realice el día 27.

Por otro lado, el canciller-secretario general del Arzobispado durante dos décadas, Jorge Miró, también ha sido cesado. El nuevo puesto del alcoyano, canónigo de la Catedral de Valencia, estará también en San Agustín. Ejercerá como vicario.

El lugar de Miró será ocupado por José Francisco Castelló, licenciado en Derecho por la Universitat y en Teología por la Facultad San Vicente Ferrer. Es, además, doctor en Derecho Canónico por la Universidad Lateranense de Roma, profesor de la Facultad de Teología, especialista en protocolo eclesiástico y capellán del servicio pastoral de la Universidad CEU-Cardenal Herrera. En junio recibió el nombramiento de catedrático por parte de Cañizares.

Estos cambios, que aún no han sido confirmados por el Arzobispado pero sí por fuentes próximas, podrían hacerse públicos antes de que finalice este mes. No se descartan más sustituciones en el equipo de gobierno, y no se pueden olvidar los ya aplicados en la Universidad Católica.