Las Provincias

Una de las señales en valenciano denunciadas por el PP. :: ppvlc
Una de las señales en valenciano denunciadas por el PP. :: ppvlc

El Consistorio obvia de nuevo el castellano en las señales de tráfico

  • El PP critica que Ribó «vuelve a incumplir la ley» porque los carteles sólo en valenciano pueden dar pie a que se recurran las multas

valencia. El concejal del grupo municipal popular Alberto Mendoza denunció ayer que el tripartito continúa colocando señales únicamente en valenciano, lo que puede llevar a inseguridad jurídica para los propios agentes de la Policía Local en caso de poner multas por incumplir esas señales.

Mendoza tildó ayer de «totalitaria y absolutista» la decisión de Ribó de «no acatar la ley respecto a la obligación de rotular las señales de tráfico en los idiomas oficiales de la Comunitat Valenciana». «Las señales de tráfico sólo en valenciano pueden dar la posibilidad a los conductores que cometan una infracción a recurrir la multa aduciendo que no entendían la lengua en que está escrita la normativa, tal y como está sucediendo en otras comunidades autónomas», advirtió el concejal Mendoza.

La normativa obliga

El edil indicó que la normativa sobre tráfico y seguridad vial «es clara y obliga a que las señales e indicaciones estén en castellano y permite que también lo estén en castellano y valenciano. El Ayuntamiento sigue saltándose la norma sin importarle en absoluto su cumplimiento». La Delegación de Gobierno envió un requerimiento al Ayuntamiento de Valencia en junio tras la denuncia del CSIF de que las señales colocadas en la zona peatonalizada de María Cristina estaban solo en Valencia. El Consistorio lo cambió apenas dos días antes de que expirara el plazo dado por la delegación, que había amenazado con emprender acciones legales.

«Lo que ha hecho el alcalde es poner señales en los dos idiomas tan sólo en las proximidades del Mercado Central y de las Torres de Serrano, pero ha dejado las de numerosos barrios sólo en valenciano, y así sigue haciéndolo», manifestó Mendoza, que puso como ejemplo el barrio de Ruzafa en el que en la práctica totalidad de las calles se siguen colocando las señales sólo en valenciano: «Reina Dª Germana, Joaquín Costa o Ciscar son tan sólo algunas de las numerosas calles de este barrio donde se siguen colocando señales que contravienen las normas». Alberto Mendoza lamentó la forma de gobernar del alcalde Ribó y de su concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, que según resaltó, «siguen generando en los valencianos una sensación de caos absoluto aplicando medidas sin consensuar, ni avaladas por los técnicos, haciendo de la gestión de la ciudad un uso partidista y de interés particular».