Las Provincias

El 'cruce de la muerte' de Valencia tiene las luces de aviso fundidas desde hace tres meses

vídeo

Las luces de aviso del paso de cebra previo al cruce, el jueves, fundidas. :: juan j. monzó

  • La mitad de pilotos para prevenir choques en Blasco Ibáñez tras cinco fallecidos no funcionan y el padre de una víctima denuncia la dejadez del Ayuntamiento

José Luis Gaspar no se olvida ni un sólo mes de acudir a la señal indicadora de la calle Gómez Ferrer, justo en el cruce con la avenida Blasco Ibáñez, un punto tomado por flores, fotos y carteles de recuerdo. Allí se dejó la vida un 16 de noviembre de 2010 su hijo David, con 28 años. La misma edad que tenía Esperanza Montero, una amiga que la acompañaba en el coche que conducía el novio de esta y que fue embestido por una joven ebria, que se saltó tres semáforos y que fue condenada a tres años de prisión. Dos de los cinco muertos que acumula este punto negro de Valencia en apenas seis años. José Luis Gaspar no se olvida de reponer cada mes las flores que honran la memoria de su hijo. El Ayuntamiento no parece tener tan presente en recuerdo de mantener la seguridad del cruce.

Si en marzo LAS PROVINCIAS ya denunció que uno de los semáforos que regula el trágicamente conocido como 'cruce de la muerte' estaba fundido, los desperfectos que ahora no contribuyen a reducir la peligrosidad del punto negro radican en la calzada. Sólo funcionan cuatro de las nueve luces rojas encastradas justo antes de un paso de cebra e instaladas en 2011 como medida complementaria para evitar accidentes y alertar a los conductores de que circulan por uno de los tramos más dramáticos de la ciudad.

Instaladas en 2011

«Están así por lo menos desde agosto. Yo lo vi el pasado martes, y así siguen», denunció el propio José Luis Gaspar, padre del joven muerto. Este periódico comprobó en el lugar que los puntos lumínicos están fundidos. «Mucho decir este Ayuntamiento que vela por la seguridad de las personas y que pretende hacer más 'amable' la ciudad, pero luego no toma medidas. Señor alcalde, obras son amores y no muchas razones», criticó el afectado, quien además es presidente de la Asociación de Vecinos San Vicente de Paul y adyacentes.

La fila de luces rojas que atraviesan de lado a lado la calzada de Blasco Ibáñez se instalaron en marzo de 2011, siendo Alfonso Novo el concejal de Tráfico. La intención del Consistorio era probar el sistema en este punto de la ciudad para luego extenderlo a otras zonas con tráfico conflictivo.

«El Ayuntamiento presume de haber ahorrado 70 millones, pero luego pasan cosas como estas. O nos sube el IBI un 10% y el próximo año otro tanto. Luego ves que tampoco se poda, que el 90% de los alcorques están con la hierba sin limpiar», son otras carencias municipales que denuncia José Luis Gaspar en la gestión del Ayuntamiento de Valencia.

Aumento de siniestralidad

La deficiencia en el 'cruce de la muerte' se produce en un periodo en el que la siniestralidad en la ciudad va a más. Como publicó en septiembre LAS PROVINCIAS, las calles de Valencia registraron el pasado año 8.436 accidentes de tráfico, lo que supone un aumento respecto al ejercicio anterior, cuando se llegó a 8.284 siniestros. Las cifras facilitadas por la Policía Local suponen un aumento de 152 percances y constatan el aumento del parque móvil de la capital.

En la estadística de la Policía Local predominan las embestidas, con 1.999 acaecidas durante el año pasado. Aquí, según fuentes de Protección Ciudadana, se incluyen las colisiones fronto-laterales y las oblicuas. Por detrás se encuentran los alcances (1.679 casos), los choques (1.403 accidentes) y los atropellos, con medio millar.