Las Provincias

Valencia se suma oficialmente a la Red internacional de Ciudades que Caminan

  • Peatonalizar zonas del centro urbano y tomar medidas para evitar los atropellos son algunos de los aspectos en los que ya trabaja

Ampliar las aceras, buscar rutas escolares seguras, peatonalizar zonas del centro urbano y tomar medidas para evitar los atropellos son algunos de los aspectos en los que ya trabaja Valencia y a los que se compromete aún más tras su firma de adhesión a la Red internacional de Ciudades que Caminan.

Así lo ha manifestado el alcalde de Valencia, Joan Ribó, que hoy ha firmado la Carta Internacional del Caminar con el presidente de la ONG Walk 21, Ole Thorson, impulsor de esta iniciativa, cuya adhesión ya aprobó el consistorio el pasado mes de marzo y culmina hoy con la firma.

Ribó ha defendido que "hay que avanzar en la ocupación de espacio para caminar e ir en bicicleta" en detrimento de los coches; la iniciativa que hoy firma implica disminuir el nivel de accidentes con elementos de velocidad y de disciplina, ampliar aceras y que no las ocupen todas las terrazas o buscar rutas escolares seguras.

"La voluntad de la ciudad es avanzar en que sea una ciudad de caminantes", ha afirmado para añadir que hay que resolver la contradicción de que "las ciudades están ocupadas mayoritariamente por coches pero se crearon para las personas".

Según Ribó, no hay un plazo para cumplir los compromisos de esta adhesión, que ha calificado como "una descripción de voluntades" que el Ayuntamiento ya está haciendo, como la peatonalización de la zona centro, las rutas escolares y la potenciación del uso del transporte público y la bicicleta.

"Esta carta lo que hace es estimularnos", ha apuntado Ribó, quien ha recordado que la ONG les pasará un control para comprobar que siguen la línea hacia una ciudad caminante.

Thorson ha explicado que Walk 21 ha evolucionado desde su creación en 1988 y ha considerado "importante" que los ayuntamientos importantes de España "estén dentro".

Además, ha señalado que uno de los grandes problemas entre viandantes y conductores se da en las intersecciones y ha apuntado que los sistemas de regulación semafórica "deben adaptarse más a los viandantes que hasta ahora, porque en los últimos cien años ya se han hecho semáforos para los vehículos".