Las Provincias

Flores en la estación de Jesús. :: Juan j. monzó
Flores en la estación de Jesús. :: Juan j. monzó

El fiscal pide otra pericial sobre los frenos y la baliza del metro accidentado

  • El ministerio público solicita al juzgado que la Inspección de Trabajo y el Invassat se pronuncien también sobre la fijación de las ventanas de la UTA

La Fiscalía ha puesto sobre la mesa del juzgado de instrucción número 21 de Valencia, encargado de instruir el accidente del metro con 43 fallecidos, una nueva batería de comprobaciones a realizar por la Inspección de Trabajo y el Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo (Invassat). La ampliación de la pericial de Trabajo ya fue determinada la semana pasada por la juez, como adelantó LAS PROVINCIAS, pero según el ministerio público de manera «demasiado genérica» sobre los aspectos del siniestro y de FGV acerca de los que se debía pronunciar la Inspección.

En un escrito presentado esta semana al juzgado, el fiscal exige que la Inspección de Trabajo se pronuncie acerca de si el sistema de Frenado Automático Puntual (FAP) «funcionaba correctamente en la Línea 1, sin en los Comités de Seguridad de Ferrocarrils se habló de la necesidad de instalar una baliza y sobre la idoneidad del sistema de fijación de las ventanas por las que salieron despedidas buena parte de las víctimas mortales. El ministerio público pide a la juez que exija esta pericial también al Invassat, algo que el juzgado aún no ha dictaminado. La reclamación de la Fiscalía se ha notificado a las partes días después de que la Agencia Española de Seguridad Ferroviaria remitiera a la juez un informe en el que subrayaba que el mantenimiento de la UTA 3736 no había influido en el descarrilamiento, que la formación del maquinista era la correcta y que no era necesaria la colocación de una baliza de frenado antes de la curva de Jesús.

Auditorías de riesgos

Entre las peticiones del fiscal está la de que la Inspección de Trabajo se pronuncie acerca de «qué riesgos estaban previstos en la fecha del siniestro» y si FGV «había sido sometida a auditorías de riesgos laborales».

Los fiscales también centran su exigencia en solicitar un pronunciamiento de la Inspección de Trabajo y del Invassat acerca de si «el modificado de las ventanas por parte de la empresa y el sellado de las mismas, que permitió la salida de las personas a las vías» se hizo de manera «conforme a los parámetros de seguridad que debe reunir el transporte ferroviario de personas. En su informe, la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria dijo: «No disponemos de argumentos suficientes que permitan concluir si el cambio en el diseño de las ventanas pudo incidir o repercutir en una menor fijación de los marcos y cristales a la estructura y en el consiguiente desprendimiento de las mismas», explican los expertos. Pero acto seguido, el estudio de los ingenieros añadía: «De igual modo no se puede aseverar que, de no haber habido tal cambio en las lunas, se hubiese evitado el desprendimiento».