Las Provincias

El Cabanyal tendrá refuerzo policial para frenar la droga y la ocupación de casas

  • Las tres administraciones crean una comisión para eliminar los problemas de convivencia pero descartan poner un retén fijo en el barrio

El barrio del Cabanyal tendrá en breve un mayor refuerzo policial para frenar la venta de droga en sus calles y los problemas de convivencia que los vecinos del barrio llevan tiempo denunciando. Ayer mismo el Ayuntamiento de Valencia, la Generalitat y delegación del Gobierno acordaron crear una comisión permanente de seguridad expresamente para esta zona del marítimo con el fin de devolver la normalidad al barrio.

Las tres administraciones se comprometieron ayer a aumentar el número de efectivos de Policía Local, Policía Nacional y Autonómica para vigilar las calles más conflictivas, tanto con patrullas como con agentes de paisano.

Eso sí, ayer no se especificó con qué cantidad de agentes se va a reforzar porque, tal como indicaron el alcalde de Valencia, Joan Ribó, y también el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, «será la comisión técnica la que determine las necesidades de números de agentes que tenemos que destinar».

Ribó y Moragues añadieron que se convocará esta comisión con carácter de urgencia y que «será transversal, ya que no sólo se hablará de seguridad, se abordará la escolarización de los menores o las acciones que tendrán que realizar desde Servicios Sociales», indicaron.

El alcalde reconoció que en el Cabanyal hay unos problemas «que son un cuello de botella, como el menudeo de la droga, el ruido , el encendido de hogueras en plena calle y los problemas de convivencia y los vamos a abordar de forma conjunta». Ribó dijo que el objetivo es «hacer cumplir las ordenanzas mediante la disuasión, la mediación y si hace falta con otras actuaciones».

El delegado del Gobierno apuntó que tienen gran interés en el Cabanyal y dijo que, de hecho, «este año ya hemos reforzado la presencia en el barrio con una media de 30 agentes por día. Hemos desplazado efectivos de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana y de la Unidad de Intervención Policial». También apuntó que en el «primer semestre las actas de incautación de sustancias estupefacientes han ascendido un 7,34% (5.279».

Tanto el alcalde como el delegado del Gobierno indicaron que la comisión que se va a crear será participativa, ya que se pedirá la presencia de las asociaciones de vecinos «para analizar cada problema concreto para buscar las soluciones».

Juan Carlos Moragues confirmó que ha recibido la solicitud de reunión de la plataforma 'El Marítimo sin droga' y, en breve, hablará con los integrantes del colectivo para profundizar en la problemática.

A la pregunta de si se instalará un retén de policía fijo en una de las calles de la zona más degradada, petición que habían lanzado los vecinos, Ribó dijo que «no creo que sea necesario un retén fijo. Estos temas se arreglan con una presencia policial y eso es lo que vamos a poner».

Moragues aseguró que delegación del Gobierno apoyará el trabajo de la Policía Local, pero también dejó claro que temas como evitar las hogueras en la calle o el botellón son competencia municipal y que la Policía Nacional actuará cuando haga falta refuerzo. Sobre la ocupación de viviendas, muchas de ellas públicas, Ribó dijo que es un problema con una doble vertiente, social y de tribunales. «Tenemos muchas casos de ocupación denunciados y está en manos de los tribunales».

El portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, criticó ayer la tardanza de la medida. «Esperar tanto tiempo para llevar a cabo una acción coordinada sólo ha conllevado un agravamiento de la situación del barrio que requiere accesiones urgentes».