Las Provincias

El nuevo Mercado del Grao tendrá solo 24 puestos de venta y áreas vecinales

fotogalería

Aspecto de las paradas tras la rehabilitación. :: ayto. valencia

  • El Consistorio reduce las paradas pero los vendedores se muestran convencidos de que habrá más comercios abiertos

De mercado semivacío a punto de encuentro vecinal con jardín incluido. El Ayuntamiento de Valencia presentó ayer el proyecto que la concejalía de Carlos Galiana ha desarrollado para el Mercado del Grao, el más antiguo de la ciudad, que en este momento apenas tiene cuatro paradas abiertas. La rehabilitación de la histórica lonja del Marítimo mantiene la arquitectura original e incorpora nuevos elementos, como zonas verdes y abiertas a la ciudadanía, que conformarán un espacio que combina los usos propios de un mercado y los de un punto de encuentro vecinal.

Así lo explicó ayer el concejal de Comercio que indicó que el proyecto se aprobará en el pleno de mañana y se ejecutará, aproximadamente, en 18 meses. La previsión con la que trabaja el Consistorio, según ha podido saber este diario ,es que las obras estén terminadas y el nuevo mercado en funcionamiento antes de que acabe 2018. Los trabajos costarán 2,4 millones de euros con cargo al Plan Confianza.

Galiana explicó que el proyecto presentado ayer «es el fruto de meses de trabajo de la concejalía de Comercio que ha defendido un mercado accesible y abierto, que invite a entrar a la ciudadanía, que destaque como espacio de convivencia comercial y social y que actúe como elemento revitalizador del barrio».

Sin embargo, el nuevo mercado también mantendrá, evidentemente, su condición de lugar de venta de productos frescos. Lo hará pese a la reducción de paradas, de 56 a 24. Un tijeretazo del más de la mitad de paradas que, según creen los vecinos, servirá para revitalizar el mercado que actualmente solo tiene una pescadería, una charcutería, un ultramarinos y una cafetería. Por el que respeta a los usos comerciales del nuevo Mercado del Grau, el concejal Galiana comentó que están negociando con los vendedores «si quieren mantener su actividad mientras se hacen las obras». Las nuevas paradas mantendrán la oferta de producto fresco «e incluso se contempla la posibilidad de dedicar una parada para la 'tira de contar' para la venta directa de productos frescos cultivados a la huerta y de cultivo reciente». Cabe recordar que el Consistorio ya realizó un «ensayo general» en abril, cuando un viernes se abrió el mercado durante todo el día para ofrecer productos kilómetro cero y actuaciones musicales. La jornada fue todo un éxito, lo que motivó que la concejalía de Mercados finalmente decidiera permitir la venta de este tipo de productos en la nueva lonja del Grao.

Abierto mañana y tarde

Por otro lado, el concejal destacó que este mercado municipal cumplirá su objetivo de revitalizar el barrio puesto que el proyecto también dota el espacio de unos usos sociales y el recinto contará con zonas con acceso a las nuevas tecnologías, para hacer conferencias, teatro infantil, conciertos, y reuniones de asociaciones de vecinos, cofradías y otras entidades del Grau. Durante la presentación de este proyecto, aprobado en la Comisión de Hacienda con la abstención del Grupo Municipal Popular, el concejal también recordó que el Mercado del Grau, con una superficie de 2.800 metros cuadrados, será el primero al estar abierto por la mañana y tarde. Aprobado el proyecto, y la dirección de obra, se llevarán a cabo las actuaciones previas a la rehabilitación del Mercado, para acometer, posteriormente, la construcción del edificio y urbanización del entorno que registrará algunos cambios como la conversión en zona de peatones de la calle Plaza del Mercado Nuevo.

Ángel Corduente, presidente de la Asociación de Vendedores del Mercado del Grao, se muestra favorable a la intervención municipal. «Todo lo que sea mejorar me parece perfecto. Si se reducen paradas no pasará nada porque ahora solo estamos cuatro y cuando esté todo renovado seguro que más gente se muestra interesada en los puestos», comentó Corduente, que cree que la zona para encuentros vecinales, con espacio multiusos, permitirá «que venga más gente». También confirmó que abrirán «tres o cuatro tardes a lo largo de una semana».

Corduente indicó que ahora mismo están en conversaciones con la concejalía de Comercio para decidir si siguen abiertos mientras duren las obras, que comenzarán entre marzo y mayo de 2017, o si cierran. Si deciden seguir abiertos, la concejalía ya busca un emplazamiento: plantas bajas o la cercana plaza de las Atarazanas, pero por ahora la decisión no está tomada y los vendedores se inclinan por cerrar mientras duren los trabajos.