Las Provincias

Una de cada diez víctimas de accidentes en la ciudad son conductores de bicicletas

  • Más de 300 ciclistas estuvieron implicados en algún siniestro el año pasado y dos de ellos perdieron la vida

Desde el 15 de eneros de 2013, una bicicleta recuerda, frente a la estación Joaquín Sorolla, a Rebeca, una joven ciclista de 20 años que falleció al ser arrollada un domingo por la tarde por un conductor que cuadruplicaba la tasa máxima permitida de alcohol en sangre. Como ella, cada año son más de 300 los ciclistas implicados en accidentes de tráfico.

Así lo señalan los datos del Anuario Estadístico de la Ciudad, los últimos que ofrece, por el momento, el Ayuntamiento de Valencia. Según estas cifras, en 2015 se registraron en Valencia 7.719 accidentes, con un total de 3.650 víctimas, 341 de ellas ciclistas. Dos de ellas fallecieron, 69 resultaron heridas leves y 274 de gravedad. En el total de las víctimas de la ciudad, los datos desvelan que fallecieron 17 personas, hubo 526 heridos graves y 3.107 heridos leves. Eso quiere decir que el 11% de los muertos en Valencia en 2015 en accidentes de tráfico eran ciclistas.

En todos estos siniestros estuvieron implicados 15.936 vehículos. De ellos, 479 eran bicicletas. Por delante de los ciclos, que según el Plan de Movilidad Urbana Sostenible que aprobó la anterior corporación suponen el medio de transporte elegido por aproximadamente un 5% de las personas que se desplazan en Valencia, quedan los coches, las motos, las furgonetas y los autobuses.

Son unos datos que preocupan y mucho en el Ayuntamiento. El concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, ha insistido en varias ocasiones en la necesidad de pacificar el tráfico en la ciudad para evitar estas cifras de víctimas. Para ello, se están reduciendo carriles en determinadas vías para bajar la velocidad a la que circulan los coches, se vigilan ciertas calles de mucho tráfico con radares para imponer sanciones a quienes pasan el límite de velocidad y se establecen controles en zonas de fiesta para que nadie coja el coche si ha bebido. Grezzi aprovecha cualquier oportunidad para pedir prudencia a todos los usuarios de la vía y llegar así a la ansiada cifra de cero fallecidos por accidentes de tráfico.