Las Provincias

El Ayuntamiento de Valencia rechaza paralizar las obras de la CV-500 pese a las críticas

Larga cola de vehículos en la carretera de El Saler. :: j. monzó

Larga cola de vehículos en la carretera de El Saler. :: j. monzó

  • PP y Ciudadanos reclaman que las medidas para garantizar la seguridad vial en la carretera se pacten con los vecinos afectados

Los cambios en la carretera CV-500 siguen adelante. El Ayuntamiento de Valencia, a través de la comisión de Urbanismo y Movilidad, rechazó ayer revertir la situación actual pese a las críticas de vecinos, comercios y hosteleros de El Saler, El Palmar, El Perellonet y El Perelló por las medidas adoptadas. A saber: estrechamiento de la calzada e implantación de resaltos en la avenida de las Gaviotas.

Alegando motivos de seguridad vial, el concejal de Devesa-Albufera, Sergi Campillo (el edil de Movilidad, Giuseppe Grezzi, no asistió al encontrarse en una jornada en Barcelona), rechazó las mociones sobre la CV-500 presentadas por los grupos municipales de Ciudadanos y el Partido Popular. Ambos reclamaban que se paralizasen las medidas para consensuarlas con los vecinos de las pedanías del sur.

En cambio, el Consistorio presentó una moción alternativa para «apoyar a la Conselleria de Obras Públicas» en la ejecución de las acciones en la CV-500. Además, el Ayuntamiento aprovechó para anunciar la incorporación de pasos de peatones y semáforos en las paradas de la EMT de la línea 25 en la avenida de las Gaviotas para evitar que los usuarios crucen por la carretera.

Una decisión que fue bien recibida tanto por los vecinos como por los grupos de la oposición, que acusaron al Consistorio de «intentar confundir». Así, según el concejal del grupo popular Alberto Mendoza, «claro que estamos de acuerdo en regulaciones semafóricas y pasos de peatones en torno a las paradas de autobús. Les hemos propuesto que se regulen mediante pulsador, lo que estamos totalmente en contra es de los badenes, estrechamientos de calzada y carriles bici no protegidos», detalló.

Sin participación

En una línea similar se manifestó el edil de Ciudadanos Narciso Estellés, que criticó que las actuaciones en la CV-500 no se hayan consensuado con los afectados. «Hablan y hablan de participación pero en esta primera fase de medidas no ha habido porque los vecinos, e incluso los alcaldes pedáneos, se han enterado cuando las obras ya estaban ejecutadas», lamentó el concejal.

Por su parte, el presidente de la asociación de vecinos de El Perellonet, Luis Zorrilla, se mostró satisfecho con la instalación de pasos de peatones y semáforos junto a las paradas de la línea 25 puesto que es «una de las reivindicaciones que hizo la asociación desde el principio». Sin embargo, el representante vecinal insistió en la necesidad de eliminar los badenes construidos por la conselleria por el peligro para el tráfico, puesto que «los vehículos agrícolas tienen serias dificultades para atravesarlos y la mayoría de coches invaden el arcén o el carril contrario para esquivar los resaltos, lo que en pleno verano convertirá la zona en un caos».

Zorrilla también recordó que entre todas las asociaciones vecinales y de comerciantes de El Palmar, Saler, Perellonet y Perelló han recogido más de 4.700 firmas en contra de esta actuación y que actualmente el manifiesto se está repartiendo en las pedanías.

Mientras, desde la conselleria que dirige María José Salvador, se avanzó que se ha aceptado mantener una reunión con la Federación de Asociaciones de Vecinos para resolver las dudas que puedan tener sobre el proyecto de reforma de la CV-500. Además, recordaron que en la conselleria no se ha recibido ninguna reclamación sobre el proyecto.