Las Provincias

Parada en un barrio de Valencia. :: damián torres
Parada en un barrio de Valencia. :: damián torres

El colapso de líneas de EMT causa que 87 autobuses al día se pasen paradas

  • Ciudadanos alerta de que en octubre se registraron 2.730 casos de vehículos completos y lo achaca a los cambios en líneas

Ver pasar un autobús de la EMT repleto de viajeros y que no pare a pesar del aviso es desesperante. Pues eso es lo que ocurrido en octubre con una media de 87 vehículos diarios, según datos ofrecidos ayer por el portavoz municipal de Ciudadanos, Fernando Giner.

La compañía registró un total de 2.730 casos en dicho mes de autobuses completos, es decir, que tuvieron que pasar al menos una parada sin abrir las puertas de entrada por estar completos. El edil de la misma formación Narciso Estellés comentó que esto supone un incremento respecto a octubre de 2015 de 437 casos.

Un colapso que Giner relacionó con la remodelación de líneas puesta en marcha el pasado verano y que ha recibido una fuerte contestación en algunos barrios, debido a la modificación de rutas o la supresión de paradas.

Los conductores deben dar parte al centro de mando cuando están completos y no pueden recoger más pasaje. «Aprietan un botón para que quede constancia, lo mismo que ocurre cuando pueden abrir de nuevo las puertas», aseguró Estellés.

Por este motivo, se recogen todos los datos que generan el colapso al menos en 87 paradas al día. «Las quejas de los estudiantes que van a las universidades están más que justificadas porque en la línea 71 se ha pasado de 43 casos de completos a un total de 180 casos», dijo Giner. Como es lógico, esto ocurre en hora punta, tanto por la mañana como por la tarde en días laborables.

«Llama la atención que líneas como la 19, 27, 89 y 95, gracias a los recortes de la EMT, duplican la cantidad de coches completos en días laborables», subrayó Estellés, quien añadió que las frecuencias de paso «de las líneas 9 y 31 han empeorado un minuto de media después de los cambios, mientras que la línea 67 ha empeorado dos minutos», dijo como ejemplo de demoras.

Dijo que las líneas que más pasaje han perdido son la «8, 9, 29 y 81, si comparamos antes y después del cambio de líneas. Es curioso que la línea 99, con todo el coste y esfuerzo que ha supuesto, de media mensual sólo ha llevado 250.000 pasajeros. Por ahora no se puede considerar un éxito».

Por su parte el gobierno municipal defendió que cien «días después de la puesta en marcha de la nueva red de EMT, los datos apoyan al proceso de renovación de la movilidad en la ciudad. Desde el pasado 26 de julio, el número de viajeros ha sido de 761.751, un 10,1% más que el mismo periodo del año anterior.

La nueva línea 99, según las mismas fuentes, es usada por cerca de 11.000 viajeros al día en jornadas laborables, mientras que otra que ha mejorado «su recorrido de manera sustancial ha sido la línea 73, que casi ha duplicado el pasaje al conectar San Isidro, Tres Forques y Nou Moles de manera más eficiente hacia el centro».

El concejal del grupo popular Alberto Mendoza criticó que el «señor Grezzi no cuenta la verdad de la totalidad de las modificaciones, ofreciendo datos sesgados y nada objetivos», en referencia al edil de Movilidad, para añadir que lo que ha sucedido tras la «modificación de las líneas son recortes en la práctica totalidad de las líneas, con aumentos de los tiempos de espera». Sobre la aportación estatal, el edil destacó que «no tenemos mayor aportación del Estado, que en 2017 dará 6,6 millones, entre otras cosas porque la Autoridad Metropolitana del Transporte sigue sin existir».