Las Provincias

La tarifa del agua a los municipios subirá un 9% para pagar obras

  • La Entidad Metropolitana aprueba el aumento del precio, aunque cada ayuntamiento decidirá ahora si lo repercute en el recibo de los usuarios

valencia. La Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos aprobó ayer las tarifas que cobrará a los Ayuntamientos de Valencia y l'Horta por el agua potable del próximo año. El incremento medio será del 9% para cubrir el coste del tratamiento y diversas inversiones en la red de distribución del caudal.

El hemiciclo del Consistorio acogió la asamblea donde los representantes de los 44 municipios dieron cuenta de este asunto. El presidente de la entidad y concejal del Ciclo Integral del Agua, Vicent Sarrià, precisó que en el caso de Valencia no se incrementará el recibo que pagan los usuarios, al indicar que tiene margen para reducir otros apartados de la factura, sobre todo gastos generales y costes de tratamiento.

El resto de los Ayuntamientos deben decidir cómo gestionar el incremento en la factura del agua en alta, lo que pagan antes de llevar el caudal a los usuarios. Otro de los asuntos que salió en la reunión fue la tarifa que deben asumir los municipios para pagar la potabilización, realizada en las plantas de Manises y Picassent, propiedad de Valencia. «Al final sale una tarifa en función del agua que se consume», dijo.

Respecto a las obras, también se habló del plan de choque para los próximos cuatro años. «Una de las mejoras que pusieron los que concursaron fue la financiación a 75 años de la inversión de 70 millones». A través de las tarifas se amortizará la devolución, de una iniciativa que se pondrá en marcha el próximo año.

El edil destacó que la primera obra a realizar será una tubería arterial desde la planta de La Presa de Picassent a Valencia pasando por Mislata. En síntesis se trata de un ramal gemelo del actual, que garantizará el servicio a buena parte de la población. «Eso va dentro de la tarifa, por eso sube un 9%».

En total se hará una inversión en 2017 de 21 millones producto del plan de choque para la citada tubería, además de otros 13 millones en mejoras de las dos plantas y la red de suministro. «También se incluirán unos cánones porque se ha acabado un fondo adelantado a Valencia», señaló.

Por este motivo, la Entidad Metropolitana ha tenido que aprobar una partida de 1,3 millones de euros a modo de reserva del canon a pagar a la Confederación Hidrográfica del Júcar. Esto se debe a la posibilidad de que se prolongue la situación de sequía, adujo Sarrià. En este caso, se pagará esa cantidad a la entidad dependiente del Gobierno.

En los últimos años, se han aprobado además diversos proyectos de mejora en las dos plantas de tratamiento, con nuevos sistemas para la potabilización del agua que llega del Túria y el Xùquer. Métodos como rayos ultravioleta son habituales.

Sarrià destacó por último la buena situación de la red de baja presión, que utiliza agua filtrada pero no clorada. «Eso evita utilizar en Valencia agua potable para el riego de los jardines o el baldeo de las calles», al emplear caudal de pozos abiertos por toda la ciudad.