Las Provincias

Residentes y comercios del Cabanyal exigen medidas contra la venta de droga

Una de las calles más degradadas del barrio del Cabanyal. :: juanjo monzó
Una de las calles más degradadas del barrio del Cabanyal. :: juanjo monzó
  • Los vecinos insisten en la necesidad de crear un retén policial permanente en la zona degradada para ahogar los negocios ilegales

Las fuerzas vivas del Cabanyal-Canyamelar quieren que se ponga ya freno a la venta de droga a plena luz del día en el barrio.

La asociación de vecinos Cabanyal-Canyamelar, Salvem el Cabanyal, los comerciantes de Acipmar, los vendedores del mercado del Cabanyal, las fallas del Marítimo y la Semana Santa Marinera se reunieron ayer para unir fuerzas y comenzar acciones para reivindicar a las administraciones medidas contra los focos de droga.

El encuentro se produjo en la sede de la asociación de vendedores del mercado del Cabanyal y el objetivo es hacer visible la urgente necesidad de acabar con la venta de estupefacientes.

Según algunos asistentes la situación ha llegado a tal extremo que «hay menores que están participando en la venta de droga para eludir responsabilidad penal y no están escolarizados».

Desde Salvem el Cabanyal, Maribel Doménech, indica que si «conseguimos que se ataque la droga, el resto de problemas, como el ruido nocturno y la falta de convivencia se irá solucionando porque todo va en cadena. Los vecinos tenemos derecho a descansar. No pedimos ni más ni menos que la normalidad llegue al barrio».

La presidenta de la asociación de vecinos, Pepa Dasí, comentó que se ven en la necesidad de unirse para «ir todos a una para que aborden las lacras que tenemos, la droga y los problemas de convivencia».

Salvem y la entidad vecinal ya recordaron al alcalde Joan Ribó, en la reunión que tuvieron el 12 de octubre, que consideraban importante tener un retén policial en la zona. «Si hay presencia policial permanente se conseguirá asfixiar el 'negocio' de la droga», añadió Dasí.

Juan Faus, del mercado del Cabanyal y Paco Ortega, de los comerciantes Acipmar opinaron que la regeneración no pasa sólo por la rehabilitación urbanística, es vital hacer cumplir las normas y atajar la venta de droga. Desde la Semana Santa Marinera, Francisco Carles, añadió que «está todo abandonado y la degradación no se frena. La droga, el ruido y las fiestas nocturnas van unidas y a los vecinos de toda la vida nos da pena ver cómo está la zona». A buen seguro que pedirán medidas policiales conjuntas, ya que hay una reunión pendiente el día 16 entre delegación del Gobierno y Ayuntamiento.