Las Provincias

Los sindicatos denuncian la reducción de patrullas para frenar a los manteros en Valencia

Un mantero vende bolsos en un mercadillo. :: txema rodríguez
Un mantero vende bolsos en un mercadillo. :: txema rodríguez
  • Agentes alertan de que la apertura de un nuevo acceso en el Consistorio obligará a destinar más policías de calle a la vigilancia del edificio

La proliferación de manteros en las zonas monumentales está relacionada con la vigilancia del Ayuntamiento, según denunció ayer el secretario del Sindicato Profesional de Policías Locales y Bomberos en el Ayuntamiento, Jesús Santos.

La asociación de comerciantes del centro y el Ensanche han pedido al menos el refuerzo de patrullas en una decena de calles, para evitar el perjuicio a las tiendas de la venta de productos falsificados. Esto no será posible, aseguró Santos, si parte de los agentes de la vigilancia de la sede Consistorial proceden de las unidades GOE y del distrito de Ciutat Vella, en concreto estos últimos contando efectivos que debían «estar de patrulla».

La situación se agravará, comentó Santos, cuando se abra un nuevo acceso al Ayuntamiento con la apertura al público del refugio de la Guerra Civil. El recinto está ahora en plena restauración y la previsión del área de Cultura es que esté abierto también por las tardes y los fines de semana.

«Ahora hay cuatro accesos, todos custodiados por agentes de la Policía Local. El quinto que se ha previsto restará todavía más personal para las patrullas en las calles», dijo Santos. La propuesta del sindicato es que las 19 vacantes de segunda actividad que hay ahora mismo sean cubiertas por personal voluntario, de tal manera que las unidades GOES puedan volver a patrullar por los mercadillos y las zonas de los manteros.

La asociación de comerciantes del centro ha enumerado calles como Ribera, Santa Clara, el paseo de Ruzafa, la plaza de la Reina, la calle Calabazas, la plaza de Lope de Vega y la avenida María Cristina, entre otras ubicaciones.

Fuentes de la entidad subrayaron que, además de la venta de productos falsificados, otro de los perjuicios es la ruptura de los itinerarios comerciales, lo que se provoca por la «colocación de los manteros en algunas calles peatonales, prácticamente impidiendo el paso a los viandantes». Así ocurre por ejemplo entre la plaza Lope de Vega y la calle Martín Mengod.

A preguntas de LAS PROVINCIAS, la concejal de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato, aseguró que el refuerzo de las patrullas de la Policía Local será uno de los temas a tratar en la reunión del próximo día 16 entre el alcalde Joan Ribó y el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues.

En este encuentro se tratará de mejorar la colaboración con la Policía Nacional. Santos destacó que los decomisos a los manteros son mucho más efectivos cuando el operativo dispone de agentes de los dos Cuerpos policiales.