Las Provincias

Ribó fía la subida de los ingresos al deseo de recuperación económica

El alcalde Ribó, junto al concejal de Hacienda, Ramón Vilar, ayer en la presentación del Presupuesto municipal de 2017. :: j. j. monzó
El alcalde Ribó, junto al concejal de Hacienda, Ramón Vilar, ayer en la presentación del Presupuesto municipal de 2017. :: j. j. monzó
  • Los Presupuestos prevén 23 millones más en impuestos por actividad urbanística y reservan sólo 146.000 euros para la plaza de la Reina

El próximo 22 de diciembre se aprobarán de manera definitiva los Presupuestos municipales de 2017. Hasta entonces hay tiempo para presentar alegaciones y analizar las cuentas presentadas ayer por el alcalde Joan Ribó, que llegan a 786 millones (869 millones con empresas y organismos autónomos).

Pero una de las cuestiones que llaman la atención es la previsión al alza de 23,9 millones en la recaudación de impuestos y 4,2 millones en las tasas. El motivo es la expectativa de una subida en los ingresos del Impuestos de Bienes Inmuebles, también del Impuesto de Construcciones y, finalmente, la mejora de la gestión y la inspección de tributos, sobre todo el Impuesto de Actividades Económicas. En total, 33 millones más que elevan el Presupuesto a cotas similares a las cuentas de 2008, antes de la crisis.

Esto explica que sólo con el aumento de recursos propios, el gobierno municipal haya encontrado, al menos sobre esta previsión, recursos para el incremento del gasto de Personal (18 millones más), así como que la limpieza de las calles y la recogida de la basura pueda beneficiarse de una subida de cerca de siete millones de euros.

Otra de las previsiones es que el gasto por el pago de expropiaciones se fija en 16 millones, cuando este año ha subido a 45 millones de euros. El alcalde confió en un cambio en la legislación de la Generalitat, de tal modo que ofrezca una moratoria de dos años a los Ayuntamientos para evitar los pagos.

El delegado de Hacienda defendió que las cuentas «entierran la leyenda de que un gobierno de izquierdas es manirroto y sólo piensa en subir los impuestos. Eso es falso como se demuestra con estas cuentas, donde lo que prevalece es una mejora de la gestión».

El alcalde destacó que el 76% del Presupuesto se dedicará a «servicios directos a la ciudadanía», además de la anunciada reducción de la deuda, que quedará a finales de 2017 por debajo de los 600 millones de euros. «El plazo medio del pago a proveedores está ahora por debajo de los siete días, mientras que cuando llegamos estaba en 40 días».

Indicó que las prestaciones sociales básicas, donde englobó las partidas de Vivienda, Bienestar Social y Educación, tendrán un aumento de 6,7 millones, pese a que el próximo año ya no se reservará ninguna partida para Xarxa Llibres, que este ejercicio fue de cuatro millones.

También subrayó el aumento de 7,4 millones para proyectos de Seguridad Ciudadana y Movilidad, aunque en el detalle del análisis de esta última área, uno de los proyectos estrella del mandato, la reforma de la plaza de la Reina, recibirá sólo 146.508 euros para la redacción del proyecto. La estimación del gobierno municipal es que las obras superen los cinco millones de euros, aunque queda la alternativa de que parte de esta inversión sea asumida por una empresa a cambio de gestionar el aparcamiento subterráneo.

Otra de las plazas pendientes de reforma es la de Brujas, que aparece en las cuentas de 2017 con una inversión de sólo 33.800 euros. El alcalde precisó sobre este proyecto que sí habrá una partida de 1,25 millones para pagar la segunda anualidad de la cesión del parking inacabado por parte de la Generalitat. En total, alrededor de 12 millones. Aparte de esta cantidad se cuenta con una reserva de 4,5 millones del Plan Confianza, que servirá para abrir un nuevo acceso, construir rampas y el pasaje peatonal que conectará con el Mercado Central.

El transporte en bicicleta es una de las apuestas del gobierno tripartito para este mandato. Eso tiene reflejo en el Presupuesto, con inversiones para carriles bici en la avenida Burjassot, la avenida Constitución, la avenida Reino de Valencia, la avenida Doctor Waskman, la calle Cuenca, la avenida Suecia y zonas de Campanar.

Sin dinero para la Marina

Otra de las sorpresas que deparó la comparecencia del alcalde Ribó y el concejal Vilar fue la noticia de que el Ayuntamiento no destinará el próximo año nada al Consorcio Valencia 2007, pese a la difícil situación de la entidad. La Generalitat sí que aportará 1,2 millones para el funcionamiento del organismo gestor de la Marina Real.

«No existe la obligación», dijo el primer edil sobre la ausencia de esta aportación. Fuentes del Consorcio ratificaron el argumento, aunque dejará en una situación más que delicada la sociedad. Ribó destacó la buena marcha en la adjudicación de algunos alquileres, para destacar que el problema «auténtico» es la deuda de 400 millones de euros por la construcción de la Marina para la Copa América, un préstamo cuyas letras está pagando el Tesoro con la condición de recuperar el dinero cuando haya ganancias.

Los dos grupos de la oposición realizaron ayer una lectura de urgencia del Presupuesto. El portavoz del Partido Popular, Eusebio Monzó, criticó que el tripartito «mantiene la subida de impuestos y deja además la puerta abierta a que suban tasas como la de ocupación de la vía pública para terrazas de bares».

El portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, apuntó que no aparecen partidas suficientes destinadas a Comercio y Empleo, algo a lo que se «comprometieron en el pleno del pasado septiembre al asegurar la creación de una línea de subvenciones para compensar el Impuesto de Bienes Inmuebles».

Subvenciones a comercios

En el apartado de gasto corriente, aparece un incremento de 590.000 euros en Comercio, aunque el alcalde no precisó si esta cantidad será la que compense en forma de ayudas el mantenimiento del incremento este año del recibo del IBI a cerca de 5.000 negocios, donde más de un millar son comercios.

Vilar precisó que deberá aprobarse todavía los criterios de reparto del dinero y la misma cantidad final. Este proceso no tiene porqué coincidir con la aprobación del Presupuesto, por lo que los comerciantes seguirán ignorando la compensación a la que se comprometió el gobierno municipal cuando descartó una bajada selectiva en el recibo.

Otra de las partidas que se beneficia de un incremento notorio es la de Agricultura, con 1,2 millones de euros más que este año. El alcalde dijo que el aumento del 242% se deben a financiar los eventos de Valencia como Capital Mundial de la Alimentación.

Dedicó parte de su intervención a la transferencia de ocho millones de euros para la anualidad del Parque Central. «No es algo que nos guste, aunque está firmado y hay que cumplirlo», dijo Ribó en referencia al convenio de 2003 con el Ministerio de Fomento, dado que incluye desembolsos para las infraestructuras ferroviarias.