Las Provincias

Cultivos de drogas en casas municipales del Cabanyal

  • El descubrimiento constata la utilización de las viviendas del Consistorio durante años para todo tipo de usos, desde vertederos por el desguace y quema de metales, a las ocupaciones ilegales

La inspección de la veintena de edificios municipales que se rehabilitarán en el Cabanyal se ha encontrado con otra sorpresa además de detectar seis de estos inmuebles ocupados ilegalmente por familias sin recursos u okupas. En otros dos casos, los técnicos se han topado con restos de cultivos de marihuana, según dijo ayer el director gerente de la empresa Plan Cabanyal-Canyamelar, Vicent Gallart.

«En una de las habitaciones encontramos montones de tierra vegetal, de la que se utiliza para estos cultivos, mientras que en otro edificio había numerosas macetas». El descubrimiento constata la utilización de las viviendas del Consistorio durante años para todo tipo de usos, desde vertederos por el desguace y quema de metales, a las ocupaciones ilegales.

El hallazgo de los restos de cultivos se conoce tras la denuncia de la plataforma vecinal Salvem el Cabanyal de la rotura de la puerta de acceso a otra vivienda municipal, situada en la calle Pescadores. Gallart confirmó que se trata de uno de los diez inmuebles que se reformarán con fondos del Plan Confianza y que el incidente no ha supuesto su ocupación ilegal.

El gobierno municipal derivó en la empresa pública la capacidad de acometer obras de este tipo, por lo que abrió una bolsa de trabajo para ofrecer los proyectos a despachos de arquitectura. Además de los citados del Plan Confianza, otra decena se incluirá en el Plan ARRU.

Gallart dijo que en ambos casos la tramitación de los proyectos está ya iniciada, por lo que las obras comenzarán a principios del próximo año. En la calle San Pedro, otra de las propiedades resultó afectada recientemente por un incendio.

La práctica totalidad de los inmuebles elegidos están «inhabitables», aseguró Gallart, pese a lo que recordó las seis ocupaciones ilegales registradas en otras tantas viviendas pendientes de reforma.

En tres de ellas, los arquitectos pudieron entrar para hacer el trabajo de campo de los proyectos. Las otras tres, en manos del movimiento okupa del Cabanyal, se han tenido que redactar sin poder acceder.

La plataforma vecinal comentó que se han reducido las quejas por los ruidos nocturnos, aunque pidieron al gobierno municipal más agilidad para resolver los problemas de índole social y urbanísticos. Señalaron por último que la mejoría citada es «claramente insuficiente», por lo que anunciaron la petición de una entrevista con la concejal de Policía Local, Anaïs Menguzzato, para que refuerce las patrullas.