Las Provincias

El tripartito prevé un millón más para los comercios tras la subida del IBI

  • El Consistorio aspira a una parte de los 40 millones que repartirá la Generalitat en un fondo destinado a municipios

El alcalde Joan Ribó presentará hoy el documento inicial de los Presupuestos municipales de 2017, tras su aprobación en la junta de gobierno. Unas cuentas que se elevan, al margen de empresas y organismos autónomos, a 786 millones, y donde una de las partidas que se beneficiará de un fuerte incremento será toda el área de Comercio, al pasar entre el gasto y las inversiones a contabilizar al menos un millón más que este año.

La decisión no es casual, sino que pretende responder a las quejas de las asociaciones de comerciantes por el mantenimiento de la subida del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Como se ha venido publicando, el gobierno tripartito subió este año el recibo a más de 5.000 negocios, al alegar que tienen una actividad económica muy alta.

Las protestas de las asociaciones de pequeños comercios, afectados sobre todo en el centro histórico y el Ensanche, forzaron una propuesta del grupo socialista en la junta de gobierno, para elevar el valor catastral mínimo a los comercios que debían resultar afectados por la subida. La medida fue descartada por Compromís y València en Comú, para plantear una alternativa en el pleno en forma de subvenciones que compensaran el aumento.

Ese compromiso es el que ayer fuentes municipales cifraron al menos en un millón de euros, para matizar la posibilidad de que desde el área de Empleo se pueda conceder algún tipo de ayuda añadida. De esta manera, la iniciativa se reparte entre Compromís, que lleva Comercio, y el grupo socialista.

La delegación de Comercio, entre el gasto corriente y las inversiones, pasará de 1,4 millones a 2,3 millones de euros, siempre según datos provisionales facilitados a LAS PROVINCIAS y a la espera de que hoy se conozca el documento tras la junta de gobierno.

El alcalde Joan Ribó, tras un acto de homenaje en el Salón de Cristales a los vecinos que este año han cumplido cien años, destacó que el Presupuesto crecerá en 2017 sin «aumento de impuestos ni tasas. Las que han cambiado, como la referida a las terrazas (de los bares) no suben, incluso bajan un poco».

El primer edil defendió que ha habido un «reequilibrio» en esta tasa, que penaliza a las situadas en el centro. «Las más rentables deben pagar más y las situadas en la periferia, en los barrios, menos». En cuanto a las cuentas generales, dijo que se ha producido un «equilibrio en impuestos pero logramos un aumento de 33 millones en ingresos porque se trabajan mejor los temas fiscales, avanzamos en que cada uno pague lo que tiene que pagar». El edil de Hacienda, Ramón Vilar, ha anunciado varias medidas contra el fraude, incluso la contratación de una asistencia técnica de empresas que cobren a porcentaje en base a la recaudación de recibos impagados.

A preguntas de LAS PROVINCIAS, Ribó señaló que han cerrado el Presupuesto sin añadir más ingresos, pese a reiterar que insistirán al Gobierno en que haga una aportación de 38 millones de euros para el transporte público metropolitano.

Citó también el llamado Fondo de Cohesión Territorial de la Generalitat, donde se pasará de 4,7 millones a 40 millones a repartir entre los municipios. La cantidad no está concretada, aunque fuentes conocedoras del proceso indicaron que Valencia podría recibir un millón de euros de esta partida.

Como publicó este periódico, la recogida de basura y la limpieza se beneficiarán de un fuerte aumento, para llegar a 66 millones de euros. Ribó destacó también mejoras en el Presupuesto para el saneamiento y todo lo relativo a Empleo, el área que gestiona la portavoz socialista, Sandra Gómez. «A los temas de economías vamos a dedicarle un aumento significativo, igual que a la movilidad, otro de los asuntos que consideremos importante», señaló.