Las Provincias

Los sindicatos piden explicaciones por el envío de pacientes a la privada

  • Los representantes de los trabajadores quieren conocer las razones por las que la conselleria tiene «infrautilizadas» las instalaciones públicas

valencia. La situación que acompaña a la asistencia sanitaria para rebajar las listas de espera, que en 2015 llevó a Sanidad a incrementar en 1.500 operaciones las derivadas a las clínicas privadas, ha despertado la reacción de algunos sindicatos que reclaman a la conselleria que explique las razones que la llevan a optar por el plan de choque, derivación de operaciones a la sanidad privada, cuando las «instalaciones sanitarias públicas están infrautilizadas», según el criterio de Arturo León, responsable del área de sanidad de CC.OO.

El representante de esta formación recalca que «el tiempo de espera es un indicador del sistema» y se pregunta la razón por la que no se aplica «más autoconcierto por las tardes».

El secretario general del sindicato médico Cesm, Andrés Cánovas, también se pronuncia sobre esta cuestión haciendo hincapié en que no se aprovecha la posibilidad de que los profesionales mayores de 55 años que ya no pueden hacer guardias «sí que podrían trabajar por las tardes».

De esa manera se agilizaría la actividad permitiendo reducir la espera, registro que Cánovas considera que seguirá aumentando porque «siguen jubilando médicos que no se sustituyen y porque existe una tasa de reposición muy baja».

El registro correspondiente al año pasado -último publicado- se incluye en el Estudio de Gestión de la Conselleria de Sanidad y apunta que se derivaron 13.367 operaciones. En 2014, según datos del Consejo Económico y Social de la Comunidad Valenciana, los pacientes remitidos desde centros públicos a privados para pasar por el quirófano fueron 11.872. La diferencia entre una y otra cantidad descubre un aumento de 1.495 pacientes.

El número de ciudadanos pendientes de una intervención y la demora media son los factores que determinan la necesidad de medidas. Ahora el tiempo que hay que esperar para someterse al bisturí se eleva a 127 días de media. Este resultado, correspondiente al pasado septiembre, descubre que se ha disparado en cerca de un mes, pues en julio la demora media era de 98 días.