Las Provincias

Ribó pedirá de nuevo salir del plan de ajuste de Montoro

Peris y Ribó, ayer, antes de comenzar el pleno del Consell Social de la Ciutat. :: irene marsilla
Peris y Ribó, ayer, antes de comenzar el pleno del Consell Social de la Ciutat. :: irene marsilla

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, llevará a pleno de nuevo la petición al Ministerio de Hacienda para que saque al Consistorio del plan de ajuste al que le obligaba la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local toda vez que esperan que, este año, la deuda municipal quede por debajo de los 600 millones de euros. El Consistorio trabaja con una previsión de 583 millones a fin de 2017 al reducirla este año en 64 millones, según avanzó ayer el primer edil al Consell Social de la Ciutat, el primer órgano al que Ribó presenta los presupuestos para el próximo ejercicio, que ascienden a 786,3 millones de euros.

Se trata de unas cuentas en las que el Ayuntamiento prevé aumentar los ingresos en 33 millones de euros. ¿Cómo lo hará? «Gestionando mejor», dijo Ribó. No subirán ni tasas ni impuestos, pero la reducción del periodo medio del pago a proveedores, que se sitúa a finales de septiembre en 6,7 días, permitirá ahorrar «mucho dinero» en intereses de demora. También se reducirá el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras, más conocido como ICIO, que pasa del 4 al 3%. «Así se podrá invertir en rehabilitar edificios», dijo Ribó.

Esos 33 millones de ingresos se invertirán de distintas maneras. Ocho irán para el Parc Central y 1,25 para la segunda anualidad del aparcamiento de Ciudad de Brujas, una infraestructura «capital», dijo Ribó, para el centro de la ciudad. Además, se invertirán 12 millones de euros en limpieza viaria, recogida de basuras, plagas y jardinería.

Mientras la Federación de Asociaciones de Vecinos exigió más participación, tanto PP como Ciudadanos lamentaron el poco tiempo de antelación con que el tripartito les ofreció las cuentas.