Las Provincias

Una máquina de resonancias, en una imagen de archivo. :: AFP
Una máquina de resonancias, en una imagen de archivo. :: AFP

Eresa asegura que asumir las resonancias costaría a Sanidad 14,5 millones más al año

  • Una auditoría encargada por los concesionarios señala que la conselleria tendría que adquirir nuevos equipos e incrementar las plantillas

valencia. La auditoría encargada por Erescanner Salud (unión temporal de empresas concesionaria de las resonancias magnéticas en hospitales valencianos y liderada por Eresa) desvela que si la Conselleria de Sanidad asumiera este servicio tendría que hacer frente a un importante sobrecoste. Este documento contradice al informe elaborado por la Sindicatura de Comtes, que apunta que esta decisión significaría un ahorro para la Administración autonómica. La razón, según la citada auditoría, es que la sindicatura no ha tenido en cuenta todos los gastos de inversión en maquinaria y ampliación de plantillas necesarias para atender el servicio, y que los cálculos realizados para obtener el gasto medio por resonancia no son correctos.

En concreto, la auditoría de Erescanner Salud (elaborada por el auditor Juan Carlos Torres cuando era presidente de Censores Jurados de Cuentas de la Comunitat) cifra en hasta 14,5 millones de euros el sobrecoste al que Sanidad tendría que hacer frente si prestara el servicio, mientras que el informe de la sindicatura señalaba que, si la conselleria prestara el servicio con medios propios, podría ahorrar al año entre 3,3 y 16,7 millones de euros, en función de la cantidad de resonancias que asumiera.

Por una parte, según el informe de Erescanner, asumir el servicio supondría a la Generalitat una inversión cercana a los 50 millones de euros en maquinaria, y prácticamente multiplicar por cuatro las plantillas de radiólogos. Por otra, cree que es erróneo el cálculo elaborado por la sindicatura para obtener el precio medio de una resonancia. En este punto precisa que, para realizar la valoración, se tiene en cuenta una muestra de nueve hospitales (siete de gestión concertada con Eresa y dos de gestión directa). De media, cada uno de los públicos realiza 2.350 resonancias al año, mientras que cada uno de los hospitales en los que se tiene concertado el servicio se eleva esta cuantía a las 5.120. La sindicatura utiliza esta última cifra para calcular el coste de cada equipo en función del número de resonancias que realiza, mientras que Erescanner Salud cree que debería basarse en la productividad de los centros públicos (menos de la mitad que los concertados).

Por tanto, y siempre según la citada auditoría, el estudio del órgano autonómico determina que el coste medio total de cada informe asciende a 175 euros mientras que la auditoría de Erescanner Salud lo eleva a 386,05 euros, ya que utiliza la cifra de informes que emiten los hospitales públicos, y no la de concertados. Por tanto, y frente a los 257,19 euros que Sanidad paga a la UTE por cada informe del servicio concertado, la sindicatura entiende que, asumiéndolo la Administración, el coste sería de 82,19 euros menos, mientras que la auditoría de Erescanner Salud apunta que supondría un sobrecoste para la Generalitat de 128,86 euros por resonancia.

En resumen, indica en sus conclusiones, «el pretendido ahorro de hasta 16,7 millones de euros se transforma, con los datos de producción reales, en un mayor coste anual de hasta 14,5 millones de euros».