Las Provincias

El Parque Central construye 29 pozos para llenar acuíferos con agua de lluvia

Uno de los depósitos de agua de lluvia, en plena construcción. :: valencia parque central
Uno de los depósitos de agua de lluvia, en plena construcción. :: valencia parque central
  • Los depósitos están repartidos por las zonas bajas de la futura área verde y evitarán que se encharque el jardín con conducciones al subsuelo

Buena parte de las virtudes del Parque Central, el enorme jardín coordinado por la paisajista norteamericana Kathryn Gustafson, estarán ocultas a los ojos del público. Estos días ha comenzado la excavación de los 29 pozos y depósitos de agua de lluvia, diseminados por la enorme extensión que formarán las cinco cuencas, y que tienen como propósito recargar los acuíferos de la zona y servir para el reaprovechamiento del caudal.

La mayoría (24) son pozos directos de siete metros de profundidad, indicaron fuentes de la sociedad Parque Central, entidad formada por las tres Administraciones, Gobierno, Generalitat y Ayuntamiento, que firmaron en 2003 un convenio para el soterramiento de las vías, la construcción de una nueva estación y la creación de un gran parque.

El agua de lluvia filtra al subsuelo y llegará a los pozos a través de canalizaciones o zanjas de grava envuelta con geotextil, con pendiente de un 1%, precisaron las mismas fuentes. Las empresas adjudicatarias trabajan ya a pleno rendimiento, después de un plazo de espera en algunas zonas por la demora en el permiso de ocupación de los terrenos, así como la descontaminación de una amplia franja próxima a la calle Filipinas, en Ruzafa. El geotextil servirá para filtrar el agua y que no entren materiales finos (arenas, etc.). El propósito de los pozos es facilitar la llegada del caudal al acuífero, recargándolo.

Hasta que todos los tajos han estado en marcha, buena parte de las tareas se han centrado en la rehabilitación de naves de uso ferroviario, que ahora servirán para equipamientos públicos. El Ayuntamiento ya ha repartido el destino de estos inmuebles, tras varias reuniones con las asociaciones vecinales.

Ahorro de agua

Sobre el sistema para ahorrar agua, desde el Parque Central indicaron que es un sistema de aprovechamiento de la lluvia, evitando que las precipitaciones que caen en zonas ajardinadas lleguen al alcantarillado y acaben en el mar. El caudal se reutilizará por los medios tradicionales, con la extracción por pozos de captación, y se incorpora a la red de baja presión. En la ciudad hay varios pozos de este tipo y la distribuyen a través de la red de baja presión.

En el interior del parque está prevista la construcción de uno de esos pozos a 105 metros de profundidad, aunque el plan es que no sea de uso exclusivo para el parque. «Es un mecanismo para los usos de riego de la ciudad, no quiere decir ni que vaya a explotarse toda su capacidad ni que sus aguas se destinen en exclusiva para el parque», apuntaron, sino que el agua se incorporará a la red general de agua de baja presión.

De las 29 instalaciones, cinco son depósitos de diferentes dimensiones, con cajones y módulos de polipropileno. Algunas están ya muy adelantadas, para una vez que estén finalizadas, se colocarán tierra vegetal arriba y una plantación que permita la filtración del agua de lluvia sin que se generen charcos.

El funcionamiento de estos depósitos es igual que el resto, aunque su pozo de infiltración tiene más profundidad, para llegara unos diez metros. Se utilizan estos depósitos en zonas más deprimidas donde por la orografía o diseño el agua podría quedar embalsada. Será el caso, por ejemplo, del bol sur en la zona del Jardín de los Niños. En este lugar, incluso llegará a 20 metros, atravesando varios estratos gravosos.

En todo caso, la profundidad de excavación de los pozos se fijará realizando sondeos previos que detectan dónde hay estratos permeables, aquellos que optimizan y mejoran la filtración del agua.

Ahora se trabaja en todos los frentes, incluida la reconstrucción de una alquería, en la parte próxima a las vías del tren y con un uso todavía por decidir. La previsión es que la apertura al público de esta primera fase, alrededor del 40% de la mancha verde de todo el proyecto, esté lista a mediados del próximo año. El resto sigue sin plazos a la espera de un acuerdo con el Ministerio de Fomento.