Las Provincias

La pesca artesanal y la vela latina de la Albufera ya son Bien de Interés Cultural

Una competición de vela latina en la Albufera. :: juan j.monzó
Una competición de vela latina en la Albufera. :: juan j.monzó
  • El Consell aprueba la protección de las dos actividades tradicionales, de las que destaca los elementos propios y léxico específico

valencia. El pleno del Consell acordó ayer declarar Bien de Interés Cultural (BIC) Inmaterial las actividades tradicionales de la Albufera, como la pesca artesanal y la navegación a vela latina. El objetivo de esta decisión es salvaguardar «este valioso patrimonio cultural» valenciano, ya que se trata de «dos casos paradigmáticos de resistencia al paso del tiempo» y de «manifestaciones singulares de formas de vida que, a veces, el progreso y los cambios de vida han ido haciendo desaparecer».

Así lo señaló la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, en la rueda de prensa posterior al pleno, en la que aseguró que estos usos y costumbres son el resultado de «una evolución de siglos que merecen ser conservados» y son «ejemplo de sostenibilidad esencial para la conservación de la diversidad biológica».

Indicó que la pesca tradicional «es la actividad más antigua de la Albufera», ha pervivido «desde tiempos inmemoriales» y ha dado lugar a «toda una serie de elementos propios y léxico específico, cuyo mantenimiento y difusión es de gran importancia para conocer nuestro pasado». Además, Oltra resaltó que la actividad se articula a través de las tres comunidades de pescadores que existen (El Palmar, Catarroja y Silla) y que regulan, dentro de su ámbito territorial, la pesca artesanal en las diferentes modalidades: lugares fijos (redolins) y ambulante.

Por su parte, el uso de la vela latina se extendió a partir de la época romana y se ha prolongado hasta la actualidad sin interrupción, tanto en el lago, como en el Cabanyal, el Canyamelar y el Grao. Actualmente, se considera una forma de actividad recreativa y el interés por su supervivencia se ha materializado en diversas asociaciones como la de Silla y Catarroja, aglutinadas en la Federación Cultural Valenciana de Vela Latina, que tienen como objetivo conservar y proteger tanto los diferentes tipos de embarcaciones tradicionales, como las técnicas y los oficios vinculados a su construcción artesanal.

Estas actividades tradiciones «ocupan un lugar en la imagen identitaria del pueblo valenciano, forman parte de nuestras señas de identidad, y son un caso paradigmático de resistencia al paso del tiempo», declaró la portavoz del Consell.

El decreto, que no comporta ninguna incidencia económica para la Generalitat, incluye también las medidas de protección y salvaguarda de este bien inmaterial, como el fomento de su estudio, documentación y conservación. Precisamente hoy, a partir de las 11.30 horas, en la Gola del Pujol habrá una demostración de las dos actividades.